CRÍTICA. Suelo

por Carolina Ihle*

Performance Suelo de María José Contreras
Encuentro Excéntrico Santiago 2016

Fotografías: Aarón Montoya


Una performance sobre las fronteras que instala la idea que los límites
no son para las personas que los cruzan y atraviesan,
sino que se piensan, ven y entienden desde el lugar del poder.
.

IMG_1424Acabábamos de salir de la charla de Alfredo Jaar y aún rondaba la imagen de Aylan Al-Kurdi en la playa de Bodrum, Turquía, cuando nos enfrentamos a una línea de vallas papales frente a la salida del Teatro Baquedano.

Sin entender mucho tratamos de salir hacia los costados cuando nos dimos cuenta de que las vallas lejos de ser un mecanismo para asegurar la salida en alguna dirección estaban puestas para arrinconarnos en un bolsillo frente a la entrada del teatro en la explanada junto a la Plaza Italia. Alrededor de 35 personas nos sujetaron cual ganado en una dirección y luego de un pitido en otra. Difícil de entender para qué y por qué, todos los presentes mirábamos molestos, escépticos y ansiosos la performance de María José Contreras mientras un drone recorría el cielo con sus característico zumbido fluorescente.

Al cabo de una serie de movimientos, cada uno indicado por un pito, los portadores de vallas se derrumbaron en el suelo con las vallas sobre sus cuerpos, permaneciendo estáticos mientras niños corrían fascinados con zapatillas luminosas alrededor de los cuerpos enjaulados y los perros vagos se acercaban empáticamente y lengüeteaban a los performeros.
.

IMG_1425Lentamente la masa se comenzó a disgregar, las fotos y flashes a hacerse más escasos hasta que el último pitido llamo a los performeros a dejar las vallas en el suelo e irse. Las vallas parecían huesos desparramados e inertes sobre el cemento.

María José Contreras en esta, como en sus performances anteriores, ha insistido en el uso del espacio público y el tema particular de esta performance tocaba el tema de la soberanía. El adentro y el afuera, y la lógica de los límites y las fronteras. Mediante un ejercicio que claramente dejaba perplejo y con sensación de incompletitud a los participantes, se logró dejar en evidencia justamente los órdenes de relevancia y los regímenes de poder en la construcción de las fronteras. Las fronteras no hacen sentido a las personas sino que están hechas para ser vistas desde ‘arriba’. Desde arriba como lo mira un drone, desde arriba como lo piensa el poder, desde arriba como lo define un estado. En desmedro de lo que nosotros desde ‘abajo’ entendamos, sintamos o podamos interferir. El trabajo tensiona así por un lado la experiencia de los participantes a ras de suelo, que a ratos se percibía como arbitraria y sinsentido, con el punto de vista del drone, que establece el nivel de la autoridad y apela a la vigilancia de los estados sobre los individuos.
.

IMG_1509La performance Suelo de María José Contreras no nos deja desesperanzados e inertes como a sus vallas. Suelo nos muestra como la performance no siempre se entiende en el momento, que el espectador final puede ser aquel del registro. Los que participantes tuvimos que esperar para ver las imágenes aéreas y entender la performance completa. Suelo demuestra el poder de las imágenes como parte del registro de nuestras acciones, tanto en el arte como en la vida política.

Suelo probó una fórmula no espectacular sino más bien concreta: lo que primó fue la acción de los cuerpos. Esta fórmula resultó particularmente acertada y resonaba inteligentemente con la charla de Alfredo Jaar. El espacio de reflexión que regaló Suelo, honestamente, se agradece.
.
.

* Arquitecta, MsAAD AAR, académica Universidad Austral de Chile

 

Deja un comentario

Buscador
Síguenos