CRÍTICA. Sangría awards 2014

por Piero Saavedra

¡La lista está lista! Al fin llegó la hora de la arbitrariedad absoluta y sin culpas. La hora de los balances y recuentos, el momento en que la objetividad da paso al capricho, y los gremios de críticos, periodistas y cinéfilos encienden los circuitos de la memoria con el objeto de poner a las películas en su lugar. Ese es el propósito de esta nómina, que se justifica por sí misma, simplemente porque el año se acabó y es una excusa para reconocer a algunos filmes.

La selección incluye diez cintas extranjeras, estrenadas en Chile durante la temporada 2014 (excluyo películas exhibidas en festivales que no llegaron al circuito comercial). Se trata solamente de largos de ficción, enumerados en un orden –muy discutible- de jerarquía.

Primer Lugar: La gran belleza, de Paolo Sorrentino

Este es un homenaje no sólo a Fellini, a Antonioni o a Pasolini. Este es un monumental tributo a todo el cine italiano, a la tradición intelectual y popular, a los ejercicios de reflexión social y a los manifiestos de la carne. En su sexto largometraje, el cineasta napolitano Paolo Sorrentino logra interpretar mediante un súmmum visual -barroco, expansivo, paródico- el declive de la cultura italiana. Mientras deambula por su Roma personal, el ex escritor Jep Gambardella observa y se codea con una miríada de personajes, sobrevivientes de un pasado que fue y no volverá. Finalmente, halla en sus orígenes “la gran belleza”, el antídoto contra la muerte.

Segundo Lugar: Balada de un hombre común, de Ethan y Joel Coen

En Balada de un hombre común, la finísima y extrañada visualidad de los hermanos Coen trabaja en tono menor, en la línea de Oh hermano, ¿dónde estás? o Un hombre serio, y lejos del modelo operático de algunas de sus cintas anteriores. En el centro de la película está el cantante folk Llewyn Davis, que quiere hacer carrera en la exigente industria musical neoyorquina de los años 60. Castigado por su soberbia y rechazado por el entorno, su derrota se intensifica y su melancolía crece mientras recorre un trayecto homérico. Que nadie se pierda: para los Coen, nada es gratis en la vida, sólo la gracia de Dios.

Tercer Lugar: El pasado, Asghar Farhadi

Tras el reconocimiento planetario a Una separación, el director iraní Asghar Farhadi no la tenía fácil. Cualquier artista sabe lo tentador que es el relajo y la complacencia cuando se alcanza la cumbre. Y Farhadi no sólo sorteó la amenaza, sino que pudo prolongar en El pasado, su primer filme occidental, la feroz mirada realista sobre las relaciones humanas modernas, explorando esta vez en el cruce de caminos de una madre elusiva, su ex esposo y su nueva pareja francesa. Mientras eso ocurre, los niños, que juegan en medio de los adultos, también pagan los platos rotos. Son imágenes que duelen.

Cuarto Lugar: Ella, de Spike Jonze

Un tratamiento muy delicado y sombrío es el que le da Spike Jonze, quizás el más posmoderno de los cineastas americanos, a los riesgos de la interacción virtual. Tras el quiebre de una larga relación, el escritor de cartas por encargo Theodore Twombly huye de su vacío sentimental a través de un sistema operativo personalizado. La seductora voz que incluye ese programa -a cargo de Scarlett Johansson- va conquistando poco a poco a Twombly, quien espera de “ella” un vínculo único y estable. En su angelical ilusión, Twombly no sabe que pronto se hundirá en una espiral de angustia, soledad y pesadilla.

Quinto Lugar: Pasión inocente, Drake Doremus

Hay que seguir la precoz carrera del californiano Drake Doremus. A los 31 años, ya cuenta con cinco largometrajes (filma un sexto, de ciencia ficción), y en el último de ellos logra definitivamente una contundencia dramática. Pasión inocente cuenta la historia de una familia suburbana bloqueada. Bloqueada por rencores ocultos, frustraciones reprimidas y un matrimonio en crisis. El padre es profesor de música y añora su juventud; la madre cumple resignada su rol de dueña de casa; y la hija, en tanto, descubre su sexualidad. Está todo dado para que se incendie la pradera. Sólo falta que llegue a casa una bella y joven estudiante de intercambio.

Sexto Lugar: El hombre más buscado, de Anton Corbijn

Como la enésima adaptación de las novelas de espionaje del británico John Le Carré, El hombre más buscado se gana un lugar de prestigio. Esta vez, el protagonismo recae en Günther Bachmann, un agente alemán que trabaja para la CIA en Hamburgo, y que desea resarcirse del fracaso de una operación anterior que les costó la vida a varios de sus colaboradores. Ahora, este hombre gordo y adicto al cigarrillo investiga a un inmigrante checheno, a un benefactor musulmán y a una periodista progresista, mientras los norteamericanos lo presionan y la paranoia terrorista lo asedia. El holandés Anton Corbijn sorprende otra vez en Hollywood con su estilo contenido.

Séptimo Lugar: La vida de Adèle, de Abdellatif Kechiche

La vida de Adèle fue estrenada en Chile con el pergamino de haber triunfado en la penúltima edición del Festival de Cannes. Narra un fragmento de la vida de una joven del norte de Francia, desde los 17 hasta los 27 años, en 180 minutos. Una forma de compresión y expansión de tiempo que sugiere que el descubrimiento de la identidad y la sexualidad -sus temas- es una experiencia tan fugaz como implacable, tras la cual las personas no vuelven a ser las mismas. Kechiche filma con vocación realista dura la relación amorosa entre Emma, estudiante de bellas artes, y la protagonista Adèle, rodeándola de ciertos prejuicios irritantes.

Octavo Lugar: El lobo de Wall Street, de Martin Scorsese

Con 72 años en el cuerpo y más de 50 en la industria del cine, Martin Scorsese no pierde ni por error su vigor visual. En El lobo de Wall Street, cinta basada en los excesos financieros del ex corredor de bolsa Jordan Belfort, construye secuencias que desbordan la lógica cartesiana, episodios que a ratos no se pueden creer, y se toma licencias narrativas que serían motivo de vergüenza si no estuvieran dirigidas por un maestro. El actor Leonardo di Caprio, también productor de la cinta, encarna a Belfort y le proporciona contornos de alegoría, de símbolo de las miserias del capitalismo. Un monstruo codicioso que, lamentablemente, carece de humanidad.

Noveno Lugar: Heli, de Amat Escalante 

La ópera prima del mexicano Amat Escalante entró en esta nómina en la hora 25 (cabe agradecer su estreno a la Cineteca Nacional este mes). Relata el descenso a los infiernos de Heli, un joven padre recién casado, que intenta llevar una vida normal, junto a su esposa y una hermana adolescente, en un Guanajuato hostilizado por las transacciones del narcotráfico y las vilezas de la policía. En circunstancias bajo las cuales la fuerza del Estado no impera en regiones completas de México, y el crimen brutal de los 43 estudiantes de Ayotzinapa aun capta la atención mediática, esta película adquiere una resonancia escalofriante mayor.

Décimo Lugar: Escándalo americano, de David O. Russell

David O. Russell es un hijo putativo de Scorsese y aquí no lo oculta. En Escándalo americano retoma la visualidad atrevida que había mostrado en El vencedor y, adicionalmente, fortalece el magisterio de la industria americana en el desarrollo de ese cine negro glorioso a mediados del siglo pasado. La película representa otra época y otra sociedad, la de fines de los 70, pero mantiene el clima de corrupción y perversión propio del género. Russell es más inteligente de lo que parece: matiza con rasgos de idiotismo y nobleza a todos sus personajes -una pareja de estafadores, un policía y un político-, de modo que el espectador, al final, solidariza con ellos.

Menciones honrosas: El arte de la guerra, de Wong Kar Wai; Un pasado imborrable, de Jonathan Teplitzky; La caja de pandora, de Yeim Ustaolu; Calvario, de John Michael McDonagh.

La gran belleza

La gran belleza

 

Balada de un hombre común

Balada de un hombre común

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El pasado

El pasado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ella

Ella

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Pasión inocente

Pasión inocente

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El hombre más buscado

El hombre más buscado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La vida de Adele

La vida de Adele

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El lobo de Wall Street

El lobo de Wall Street

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Heli

Heli

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escándalo americano

Escándalo americano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

One Response to CRÍTICA. Sangría awards 2014

  1. Piero Saavedra (@pierosaavedra) dice:

    Fe de erratas, y pido disculpas: “Heli” es el tercer largo de Amat Escalante. No es una ópera prima.

Deja un comentario

Buscador
Síguenos