ENTREVISTA. Pisando la Pelota

por Constanza Escobar

“Pisando la Pelota” – Comentarios Deportivos, es una nueva publicación de José Antonio Lizana. El libro  recopila, a modo de bitácora, crónica y opinión, los sucesos más importantes del deporte chileno de los últimos cuatro años. El hilo conductor de la obra  es la Selección Nacional de fútbol y el proceso que concluyó con la clasificación mundialista tras las bulladas y abruptas salidas de Marcelo Bielsa y Claudio Borghi.

Conversamos con el autor respecto a este libro, sus publicaciones anteriores y nuevos proyectos.

10629p - pisando la pelota.inddPisando la Pelota es tu cuarta obra en que se retratan temas deportivos, ¿Cómo nace tu interés respecto a vincular la literatura con el deporte?

En mi infancia fui vecino del Estadio de Ferroviarios en el Barrio San Eugenio y desde siempre he sido un fanático del fútbol y del deporte en general. Creo que el vínculo entre la literatura y el deporte, tiene relación con que desde pequeño he sido un lector empedernido y un coleccionador de publicaciones deportivas, álbumes y camisetas de fútbol. Te puedo nombrar algunas revistas de mi época: Triunfo, Deporte Total, Minuto 90 y Don Balón. En la última década me he desempeñado en el rubro editorial y la relación también se ha fortalecido desde hace ámbito.

¿Nos puedes comentar respecto a tus publicaciones anteriores?

En 2008 publiqué “Ceacheí”: Palabra de Campeón, un libro al que le tengo mucho cariño porque fue el primero y porque cumplí el sueño de entrevistar a las figuras más legendarias y emblemáticas del deporte chileno. En casi dos años de trabajo, reuní el testimonios de 31 deportistas de las más diversas disciplinas: Marlene Ahrens, Sebastián Keitel, Gert Weil, Erika Olivera, Carlos Caszely, Leonel Sánchez, Carlo de Gavardo, Kristel Köbrich, Cristián Bustos y Marcelo Ríos entre otros. Con este trabajo aprendí mucho y me enriquecí con cada una de las entrevistas que realicé. Fui en busca de los momentos gloriosos del deporte chileno, sin embargo en muchos casos me encontré con deportistas desamparados que competían única y exclusivamente por el amor a la bandera. A partir de esa experiencia y siendo muy futbolero, me interesé por difundir a los deportes alternativos como una manera de darles tribuna a los que no tienen tribuna. Es así, como en 2009 publiqué el libro “Mojando la camiseta” – Crónicas Deportivas con cobertura a disciplinas como la equitación, el ajedrez, el tenis, el bowling, el karate, el hockey césped, el andinismo, la natación, la gimnasia, el boxeo y también el fútbol. Por esa época la selección chilena era dirigida por Marcelo Bielsa y en cada página registré lo sucedido en las clasificatorias rumbo a Sudáfrica 2010. Escribir sobre deportes no fútbol es un riesgo en este país, sobre todo porque no leemos y porque no tenemos cultura deportiva. El Círculo de Periodistas Deportivos de Chile, reconoció la diversidad de mi trabajo y a finales de 2009 me distinguió con el Premio “Aporte a la Literatura Deportiva”. Este galardón lo compartí con próceres del periodismo deportivo nacional: Pedro Cacuro, Juan Cristóbal Guarello, Luis Urrutia O’Nell, Luis Osses Guiñez y Esteban Abarzúa. En 2010, proseguí con la saga de crónicas y columnas deportivas y también recopilé los momentos más importantes del deporte chileno de esa temporada. Destaco en esa publicación, el tercer lugar del “Chaleco” López en el Dakar, el debut de Carolina “Crespa” Rodríguez en el boxeo profesional y el oro del fútbol femenino en los J.J.O.O. de la Juventud.

Volviendo a Pisando la Pelota, ¿Cómo surgió la idea de este libro?

Como tantas otras actividades, no es fácil hacer un libro. Desde 2010 le puse fecha indefinida a mi siguiente libro, sin embargo nunca he dejado de escribir y de consignar los hitos más importantes de nuestro deporte. Siguiendo la línea de mis otros libros, registré a modo de crónica y bitácora todo el proceso de la selección chilena de fútbol rumbo a Brasil 2014. De cara al Mundial y a mis experiencias literarias anteriores, es que decidí recopilar nuevamente mis mejores comentarios y opiniones y publicarlos.

¿Con qué nos encontraremos en el libro?

“Pisando la Pelota” rescata los sucesos más importantes del deporte chileno de los últimos cuatro años. El hilo conductor de la obra es –como decía anteriormente- la Selección Nacional de fútbol y el proceso que concluyó con la clasificación mundialista tras las bulladas y abruptas salidas de Marcelo Bielsa y Claudio Borghi. Asimismo, el texto consigna la crisis y resurrección de Colo-Colo y la histórica campaña de la Universidad de Chile con la consecución de la Copa Sudamericana 2011. Además de las rutilantes campañas de Alexis Sánchez, Arturo Vidal y Manuel Pellegrini en Europa. Las disciplinas no fútbol también tienen un importante espacio en obra, sobre todo con lo que ha realizado la púgil Carolina “Crespa” Rodríguez. También recojo el fenómeno de los recientes Juegos Suramericanos y Parasuramericanos Santiago 2014, con las sobresalientes actuaciones de Tomás González, Kristel Köbrich, Karen Gallardo, Cristián Valenzuela, Juan Carlos Garrido y Margarita Faúndez, entre otros.

¿Tienes en mente algún nuevo proyecto?

La acogida de “Pisando la Pelota” ha sido espectacular y tuve el honor y el privilegio de lanzarlo en la Expo Fútbol 2014 con leyendas del fútbol sudamericano: los uruguayos Santiago Ostolaza y Rubén Sosa y el ecuatoriano Alex Aguinaga. Dada esta experiencia, es que tengo muchas ganas de internacionalizar mi obra o realizar algo en el continente. También tengo ganas de trabajar con los deportistas paraolímpicos. Ideas hay muchas, apoyo hay muy poco.

Sacándote del tema literario y centrándonos en tu interés deportivo, ¿qué te pareció el despliegue de la Selección en este mundial?

La historia pudo ser tan distinta si hubiese entrado esa pelota de Pinilla o quizás si Jorge Sampaoli no hubiese mandado a Jara a definir una serie tan importante. Bueno, también si mi abuelita hubiese usado bigotes, hubiese sido mi abuelito. Lo cierto es que no supimos cómo engullirnos a un Brasil inocuo, sin ideas y absolutamente inofensivo. Tal como presagiaban los especialistas, Chile le iba a hacer pasar un mal rato al dueño de casa y así fue no más. Sin embargo, nuestra impericia en instancias definitorias nos pasó la cuenta. Tampoco hay que olvidarse de que Brasil es un combinado que ha jugado todas las Copas del Mundo y que históricamente se ha tuteado con la presión y con las finalísimas. Nosotros, en tanto, comenzamos a conjugar el verbo competir a partir del proceso Marcelo Bielsa. Algo atrasados, pero parece que estamos aprendiendo las lecciones. De acuerdo a los rivales que enfrentó, me parece que Chile realizó un correctísimo Mundial.

Y finalmente, ¿dónde podemos encontrar este libro?

Mis libros se encuentran en la Librería Universitaria (Costado Casa Central de la Universidad de Chile, Alameda 1050), Centro Literario de la Universidad de Santiago (Alameda 2229) y en Librería Qué Leo (Avda. Pedro de Valdivia 40 y Avda. Italia 1449 – Providencia).

CONCURSO: Tenemos para regalar un ejemplar de Pisando la Pelota, el que se sorteará el 16 de julio entre quienes nos comenten por aquí o por nuestro Facebook (indicándonos un mail de contacto) cuál ha sido su mejor experiencia relacionada con el deporte nacional. 

4 Responses to ENTREVISTA. Pisando la Pelota

  1. Antonio dice:

    Mi mejor anécdota fue cuando jugué por la selección del colegio. Estábamos cero a cero, entonces teníamos un corner. Si ganábamos el partido, pasábamos a la otra ronda. Yo me puse fuera del área, esperando el rebote, por si venía. Entonces mi compañero saco el centro, la pelota fue despejada mal y se cumplió lo esperado, la pelota venía hacia mi y sin marca. Vino lenta y dio un bote muy alto, así que, mientras venía cayendo lentamente, miraba de reojo como se acercaban a marcarme dos contrarios. Si le pegaba muy fuerte sería imposible que no se fuera diez metros arriba, y si la acomodaba llegaban a marcarme. Vi el espacio, en la esquina del arco, y la coloqué. No iba potente pero estaba muy bien colacada. Era gol, la pelota paso a todos sin posibilidad de rechace, ya estábamos gritando cuando estaba entrando en la esquina, cuando de pronto el arquero apareció volando de la nada y llego al balón, sacándola al corner. Todo eso pasó en 4 segundos.

  2. fernanda dice:

    Mi mejor experiencia con el fútbol duró toda mi infancia. Mi hermano era arquero del Audax Italiano, así que me pasé todos los sábados o domingos, de fines de los ochenta y comienzo de los noventa, en distintos estadios de la zona central (san felipe, la calera, rancagua, todos los de santiago, etc). A partir de esto, me cargan las empanadas (almuerzo fijo en estos paseos), pero recuerdo con cariño los momentos familiares, comer maní confitado, y jugar subiendo y bajando las graderías de madera mientras se desarrollaba el partido.
    Para terminar, si bien me siento muy ligada al fútbol, no escribo para ganarme el libro y devorármelo leyendo, sino que para regalárselo a mi papá, quien sí es fanático futbolero hace más de 60 años, pero no tiene ninguna opción de participar en este concurso virtual!

  3. Loreto dice:

    Mi mejor experiencia es escuchar a mi padre y sus vivencias relacionadas con el futbol, nacional e internacional…
    Desde cuando me cuenta a cerca del mundial del ’62, como lo vivió en el estadio, por que su madre (mi abuela),con mucho esfuerzo le regalo un abono para todos los partidos… Hasta ser a quien le pregunto de cada jugador (cuando vemos partidos del campeonato nacional o internacional), es un aplicado del futbol, jugo por su universidad, en colo colo, en la liga del barrio y hasta en la liga de uno de sus últimos trabajos, saliendo campeón y semi campeón… Con mas de 60 años siempre al arco….
    Es algo así como a quien confió hacer una pregunta de algún jugador o del juego, por que hasta el marcador del partido recuerda!
    Mi querido padre!

  4. Gloria Arellano salgado dice:

    Viví en un ambiente futbolizado y amo el fútbol, mi padre arbitro profesional de segunda división y guardalineas de primera división, uno de mis hermanos jugó en la Católica desde los 8 a los 18 años (siendo azul de corazón) y los otros tres jugaban en el equipo de barrio o pichangueaban horas.Como familia ibamos a los cásicos universitarios, que era una fiesta familiar imperdible, primeras ronda vespertinos y segunda ronda nocturnos, las barras de la Chile y la Católica hacían espectáculos maravillosos y el debate era quién había presentado el mejor espectáculo y luego venía el partido de fútbol, los comentarios duraban semanas. Mi padre todos los Martes y Viernes a clases, estudio permenente del reglamento y de acuerdo a sus notas eran los partidos del fin de semana, recorria todo Chile y nos comentaba de los equipos y jugadores, él fallecío hace más de 10 años y se le recuerda por su pasión por este hermoso deporte, que yo disfruto mirándolo.

Deja un comentario

Buscador
Síguenos