CRÍTICA. “Expediente Godoy” y “Federico”

Por  Jaques de la Brioche
@GacetaBlackout

Género: Dramas civiles analíticos

“The truth’s unwinding
Scraping away at my mind
Please stop asking me to describe”
Gloria Ana Chevesich

Van dos obras juntas en esta ocasión porque de cierto modo son trabajos consanguíneos: “Federico” (2012) y “Expediente Godoy” (2013) son egresos del último par de años de la escuela de Teatro de la Universidad Católica, ambos dirigidos por Paula Zúñiga, ganadores del Festival EXIT de egresos teatrales y que volvieron juntos para presentarse durante el mes de junio en el Centro Cultural Matucana 100.

Expediente Godoy

Más contexto previo: Durante la segunda mitad del año pasado me llamó la atención que el teatro emergente político más novedoso lo estaba creando gente relacionada con la Universidad Católica, con obras como “Federico” (Cía. Teatro Testimonio),  “Oriente” (Cía. Colectivo Micro, que también regresa en la primera semana de julio al Teatro del Puente), “Atentado” (Cía. Los Amigos de Chile) y “Bicho Todo Somos” (Cía. Subnitrato de Bismuto). Usualmente uno relacionaría los temas políticos con compañías surgidas de otras escuelas teatrales como la Universidad de Chile o la Universidad ARCIS, pero al parecer la sensación de tejado de vidrio por las crisis internas está aún demasiado fresca para andar agitando las aguas.

Lo atractivo de esta savia nueva es que está aportando una mirada más refrescante sobre las iniquidades reiterativas que siguen volviendo como preocupaciones actuales. Un punto común de estos trabajos, que también comparten “Federico” “Expediente Godoy”, es que el discurso político se aleja del habitual maniqueísmo y busca mostrar toda la gama de grises que conllevan un dilema moral. En el caso de estas dos obras, ambas se construyen desde una estructura común: Un juicio sobre la vida y actitud de una persona ausente, donde los evaluadores se encuentran en la dificultad de contrastar sus opiniones sobre el individuo en cuestión.

En “Federico”, la muerte de un joven en circunstancias desconocidas forma un puzzle a partir de los testimonios de los distintos involucrados, quienes presentan diferentes versiones del fatal acontecimiento. Aquí la justicia tiene que ir pellizcando y enlazando las evidencias para esclarecer una verdad oculta desde el mismo poder. En “Expediente Godoy”, un grupo de profesores están obligados a calificar la naturaleza rebelde de una alumna que será inapelablemente expulsada, independiente de sus apreciaciones. Sin embargo, cada uno de los docentes se siente identificado a su modo con el carácter insurgente de la estudiante, pues les hace brotar más de alguna pasión aprisionada por la adultez o la sociedad.

Federico1Lo atractivo en ambas obras es que están dirigidas de manera ágil, por lo que su extensa duración (sobre la hora y media) fluye con bastante rapidez. Claro que la tensión es manejada de formas diferentes: en “Federico” se apela al suspenso y al intelecto, atrapando la atención con cada arista desclasificada que permite la resolución de tan enredado caso. En cambio “Expediente Godoy” recurre a elementos más emocionales, con las confesiones ontológicas de cada profesor y la participación de un coro que interroga musicalmente con canciones inspiradas en poemas latinoamericanos. Los desenlaces de cada conflicto dejan al espectador suficiente espacio para que pueda formar sus propias reflexiones al respecto, lo que es dialécticamente más aportador: Abrir preguntas en vez de imponer respuestas.

Funciones:“Expediente Godoy” se presentó entre el 5 al 14 de junio. “Federico” se presentó hasta el 29 de junio en Centro Cultural Matucana 100 (Av. Matucana 100, Estación Central, Metro Quinta Normal).

Deja un comentario

Buscador
Síguenos