CRÍTICA. Ellas

por Piero Saavedra

 

Elles pelicula (1)El marketing cinematográfico posicionó a esta película con la siguiente leyenda: “La profesión más antigua del mundo aún tiene sus secretos”. Por su parte, la actriz principal Juliette Binoche, se encargó de declarar a la prensa, en una interpretación algo más sugerente, que el largometraje plantea “hasta qué punto la prostitución se ha normalizado en nuestra sociedad”. Pero, lamentable e incomprensiblemente, el centro de Ellas no está allí

En realidad, el foco fílmico de la directora polaca Malgoska Szumowska está en Anne (Binoche), periodista de la revista francesa Elle, cuya tranquilidad familiar empieza a crujir en varios frentes: incomunicación, un hijo levantisco, un padre enfermo y un matrimonio desgastado. Pero hay algo que está en medio de esta tormenta perfecta y que no es casual: investiga los casos de dos universitarias que se prostituyen para vivir en París y costear sus estudios.

Una es Charlotte (Anaïs Demoustier), hija única de un matrimonio vertical y tradicional, que encontró en el comercio sexual el medio de alcanzar una cierta satisfacción económica, aunque no afectiva. La segunda es Alice (Joanna Kulig), una inmigrante polaca que tras perder su equipaje en Francia y sin un lugar donde alojar, halló en esto una salida rápida y rentable al problema. En las entrevistas con Anne, las muchachas relatan sus citas, describen a sus clientes y exponen cómo el ciberespacio ha facilitado el negocio.

El discurso de Szumowska concuerda con su manera de filmar. Los raccontos que intercala durante las conversaciones revelan con fuerza, no los misterios del oficio, sino la forma de explotación o dominación sutil que significa la prostitución en la sociedad de masas. Y el control que tiene para situar su cámara, captar el acto sexual bajo estas condiciones y evidenciar la conducta casi siempre despreciable y cínica de los hombres, vigoriza la denuncia, aún cuando pueda discutirse el grado de empatía hacia “ellas”.

Cuesta imaginar una manera más triste de presentar un abuso de poder. Por eso no hay nada obsceno ni erótico en esta cinta. Nada que justifique la etiqueta de soft-porn. Lo más interesante de Ellas es su dimensión política, al margen de que Szumowska la relegue a un lugar secundario respecto de Anne, dedicándose a construir secuencia a secuencia su crisis emocional (reacciones íntimas, incidentes domésticos, roces familiares) y profesional (la aporía de involucrarse más de la cuenta con Alice).

Y entonces, desplazado el énfasis desde lo público a lo privado, asaltan las preguntas: ¿Cuáles son los motivos del conflicto interno de Anne? ¿La crisis de los cuarenta? ¿Un esposo elusivo y prejuicioso? ¿Un hijo que no quiere estudiar? ¿La investigación misma que la revista quiere comprimir? Probablemente sean todos ellos y no importa mucho saberlo, pues el propósito de la cineasta es anticipar una catarsis de osadía sexual. El psicoanálisis de manual no puede suponer otra cosa que dispararse en los pies.

Por eso cuando termina la proyección, queda la amarga conclusión de que Ellas limita con su enfoque, que la historia de una mujer convencional que quiere dejar de serlo no compensa en gravitación moral a la de las chicas lastimadas. La sola idea de que éstas den su testimonio sin saber que son víctimas, que están en riesgo y que no hay instituciones que las protejan, es más perturbadora que cualquier tabú del sexo. Y aquí cabe también una reflexión sobre el periodismo en tanto bien social: las rutinas diarias de reporteros y redactores nunca eclipsarán el destino de las fuentes.

ELLES Dirección: Malgoska Szumowska Con: Juliette Binoche,  Anaïs Demoustier, Louis-Do de Lencquesaing, Joanna Kulig,  Krystyna Janda 96 min.

Deja un comentario

Buscador
Síguenos