CRÍTICA. Bates Motel

por  Constanza Escobar

BatesMotelCastLo confieso. No la he visto. Me declaro cinéfila, pero aún no la he terminado. He visto fragmentos, la he analizado por tramos, he leído comentarios, ensayos y hasta quizás referencias del director. Sin embargo, aún no logro ver de corrido Psicosis.

Tal vez por eso mismo me interesó ver qué tal era Bates Motel.  La serie, basada en el clásico de suspenso Psicosis -la novela de Robert Bloch, adaptada por Alfred Hitchcock al cine-, muestra una interpretación de la vida de un joven Norman, la edípica relación con su madre y devela los sucesos que habrán de convertirlo en uno de los homicidas más reconocidos de la pantalla grande.

Ambientada en la época actual, Bates Motel inicia con la llegada de Norma y Norman a White Pine Bay, un pueblo de la costa estadounidense en Oregon. Allí, madre e hijo planean iniciar una nueva vida luego de la traumática muerte del padre de familia y de una historia marcada por las penurias. La compra de un Motel  de carretera venido a menos aparece desde el primer momento como la posibilidad de dar un vuelco a sus vidas, de establecerse y tener un tranquilo pasar.

Sin embargo, la aparente tranquilidad y seguridad que el pueblo les brinda pronto se verá trastocada. Diversos secretos comenzarán a salir a la luz y el Motel comenzará a manifestar su rol protagónico dentro de la trama y dentro de la dinámica del pueblo. No por nada se suele decir que los muros tienen memoria y que guardan la huella de los eventos que allí se suceden, y en este caso, el Motel tiene una historia de larga data. La fuerza protagónica de este lugar se remarca además en sus características estéticas. Si bien la historia se construye en la contemporaneidad, el Motel y la casa contigua en que habita la familia mantiene la estructura del set original de la película, además de los mismos espacios y decorados, con una visualidad de los años cincuenta. Escenario ideal para la construcción de la simbiótica relación entre Norma y Norman.

Y es que aparte de todos los conflictos, mentiras y crímenes que se desencadenan en el pueblo y en torno al Motel, el aspecto central de la serie es la relación madre/hijo. Ya desde los primeros momentos se ve que algo no anda bien ahí. Ella, una madre controladora, posesiva, insegura; él, un joven introvertido, plagado de dudas y rabia; ambos, envueltos en sucesos que los superan, enfrentados a las consecuencias producto de sus malas decisiones y reacciones. Una madre que juega a proteger, pero que en el fondo, sólo ansía un poco de protección. Una relación basada en el doble vínculo constante, y que en el caso de Norman conjuga los problemas propios de su atribulada adolescencia con el trato represivo/amoroso de su madre,  y los secretos y dramas que se desencadenan a su alrededor.

Meet-the-Cast-bates-motel-33965937-960-716Además de estos protagónicos obvios, otros personajes van cobrando importancia. Uno de los más interesantes el Emma. La joven, compañera de clases de Norman, sufre de  fibrosis quística y se vuelve su amiga incondicional (su padre incluso introduce a Norman en la taxidermia). Ella y Norman se ven inmersos en el develamiento de un importante secreto, marcado por el descubrimiento de un inquietante cuaderno con manga japonés escondido en una de las habitaciones del Motel. A partir de entonces, esta historia entra en juego con una mayor, mostrando los distintos recovecos de la trama subrepticia que se da en el pueblo, y en la que se ven involucrados un  gran número de personajes, donde otro que se destaca es Dylan, hermano mayor de Norman, quien parece entregar algo de cordura a la disfuncional familia.

Así, sin haber visto completa Psicosis, Bates Motel mantiene el suspenso y funciona por sí misma. No es una precuela, como tal, de la cinta, y no creo que pretenda serlo. Sí plantea la posibilidad de la juventud de Norman, y es que con una vida así, con la presencia de esa madre y enfrentado a esos sucesos, parece casi imposible que no se hubiese convertido en aquel tan famoso asesino.

Disponible desde esta semana por cable, y desde hace un tanto más por otros medios, la primera temporada compuesta de 10 capítulos fue filmada en Aldergrove, British Columbia, Canadá y en Norteamérica. Ya se anunció la realización de una segunda.

Deja un comentario

Buscador
Síguenos