CRÍTICA. A usted Sr. Wimbledon

A Ud. Sr. Wimbledon…sí! ¡A Ud. Sr. Wimbledon!

por  Klaudio Torres 

@Kkorleone

SPORT-SHOES-NEW0_2610365b“El pasto es para las vacas” es lo que despotricó Marcelo Ríos haciéndola famosa, pero ya lo habría dicho Vilas (Guillermo) por allá por los setenta.  Es de hecho lo primero que se me viene a la cabeza cuando veo tenis en pasto. No soy un aficionado al tema del tenis, no lo practico tampoco, pero gracias a las interactivas clases del “Pulga” de la Peña en televisión, aprendí más de un nombre de golpe y una que otra regla por ahí.

Hoy vengo enojado, y no por estar marginado de las páginas de Sangría por un tiempo, no. Estoy enojado con el Sr. Wimbledon, sí con Ud. Sr. Wimbledon (Entiéndase por “Sr. Wimbledon” al torneo y responsables de mi molestia en particular, ALL ENGLAND CLUB).

Mi enojo con el individualizado Sr. Wimbledon es la situación que en este momento vive Novak Djokovic, multicampeón, figura mediática e histriónico jugador de tenis profesional. Veo que aparte de tener un público casi totalitariamente en favor de su rival Andy Murray, también juega en contra de los entredichos respecto a su calzado.

Según la fuente The Telegraph, en una nota de autoría de Ben Rumpsby, ALL ENGLAND CLUB (Club privado del deporte blanco, conocido por ser sede del Sr. Wimbledon) le habría prohibido al número 1 del mundo utilizar el modelo que aparece en la imagen de las tres barras. La razón: un visible refuerzo en la zona medial del pie (el borde interno, como lo conocemos de la jerga futbolera) que le provee de mayor agarre en la superficie de pasto de los pastos ingleses. Dicho sea de paso, en estos momentos Andy Murray barrió con Novak en 3 sets y se proclama campeón en su tierra.

foto_0000000120130706093323Las dudas aparecieron cuando el serbio hizo gala de su flexibilidad y estabilidad en la superficie de hierba. Y claro, si el serbio se mandó elongaciones que dejaron en vergüenza a la más experimentada de las vedettes.

Bueno, al Sr. Wimbledon le digo lo siguiente: Actualícese!!! Ponga en marcha el interés por el progreso en el mundo de la ingeniería y medicina del deporte, y léase uno que otro artículo de otros deportes para evolucionar en sus perspectivas.

Las innovaciones en la tecnología en calzado no son nuevas, de hecho el célebre Adolf Dassler (fundador de la multinacional empresa de indumentaria deportiva de las 3 barras) desde principio de los tiempos que se destacó por estar a la vanguardia del deporte. Preocupado por el desplante de los atletas, formuló tres principios básicos para todas sus creaciones en calzado: fabricar el mejor zapato, proteger al atleta de lesiones y hacer un producto duradero. Su lógica de trabajo pasó de su pasión el fútbol a los demás deportes, ahora encontrándose en el estrado del tenis gracias a las acusaciones que despertaron mi molestia.

Bajo el lente de quienes cuestionaron al multicampeón y carismático Djokovic por sus zapatillas, la óptica fue que sus “tenis” son los responsables de sus victorias inapelables en esta edición de Wimbledon, victorias tremendas que lo llevaron a no perder un set hasta las semis, contra el argentino Del Potro, quien le arrebató la racha, pero no logró vencerlo.

Este apartado lo comencé con la famosa sentencia del más talentoso tenista chileno que ha nacido hasta el momento (eso es impresión totalmente personal, y sí, le haría un queque) respecto a que los pastos son para los rumiantes, en alusión a la incomodidad que presta la superficie para jugar al tenis, claramente no denotada de la forma más protocolar que se hubiese querido, pero “El Chino” tiene eso, un loco lindo. Y bueno, lo cierto es que el gramado no es la superficie predilecta para los tenistas, es muy alto el coeficiente de lesiones dada la baja estabilidad, que tampoco favorece el juego de quienes necesitan de mucho agarre para proporcioar fuerza a sus golpes, para poder calcular la distancia de alcance a pelotas difíciles y muy necesario para los cambios de ritmo, que son la piedra angular de los puntos ganadores en el tenis.

Volviendo a la tecnología e ingeniería del deporte, creo que los adelantos en este campo han llevado a que hoy por hoy se continúe superando la performance del ser humano en cada una de las disciplinas deportivas. Si no lo cree así, vea las indumentarias del pasado y los materiales con que se hacían para de verdad creer que en ese entonces los que lograban esas marcas verdaderamente eran monstruos. Quién sabe hasta donde podrían haber llegado con los elementos de hoy…  Retomando, el deporte y la tecnología HOY son uno. El vestuario, los balones, los zapatos, zapatillas, elementos de uso, TODO, todo se ha sometido al creciente interés por diferenciar al ser humano del entorno, para que sus habilidades se destaquen independiente de las condiciones. Si no estás de acuerdo con ese argumento HOY no puedes hacer deporte.

246. Last Tap Dance In SpringfieldPero lo que hace nacer mi molestia no es eso precisamente, porque pueden haber puristas que prefieran el deporte con la virginidad de la ausencia de estos elementos, y eso se respeta, pero lo que más me llama la atención, es que se culpe a un connotado y talentoso deportista , que por su calzado tiene una ventaja que debe ser sancionada. Que una banda adicional en un tenis le entregó los triunfos y no su talento y trabajo. Me hizo recordar ese capítulo de los Simpsons en que Lisa quería destacar en el tap y el profesor Frink (científico de la serie) le entrega unos zapatos que la hacen destacarse por sobre las demás. Es, en efecto, creer que por el sólo hecho de ponerte un par de zapatos tú vas a hacer el mejor de tus pares. Esta creencia es insistentemente utilizada por la publicidad, en muchos casos con éxito (pobres aves) que se toman en serio que usar los zapatos de Messi inmediatamente te hacen Messi, que el jockey de Daddy Yankee te hace ser Daddy Yankee y que usar tal desodorante te llena de mujeres (tristemente lo comprobé sin éxito).

Para no parecer brand manager de la marca de las 3 bandas voy a citar al hermano de Adi, Rudolph, con un ejemplo contemporáneo. Cuento corto, los Caín y Abel de la industria de atuendos deportivos se pelearon, por lo que Rudolph decidió agarrar sus pilchas e irse a emprender, y se tiró con una Pyme, Puma (la cue…. suerte de estos hermanitos, no?). El ejemplo contemporáneo es el superclase Usain Bolt, quien para sus ya famosos y determinantes  triunfos hace uso de un modelo de zapatillas de aquella marca diseñada especialmente para su pie, y que cuyos materiales y diseño hacen que (además de ser ultra livianos) proporcionen al deportista mayor tracción y ligereza. El grone no caza ratones, caza chitas a pie pelado. Con o sin esos zapatos, yo creo que hasta con punta de fierro es capaz de sacarme 3 cuadras de ventajas. No seamos ridículos.

Britain's Andy Murray raises the winner's trophy after beating SerbiaEn vista de los resultados, el talento, el trabajo y el apoyo brutal de su gente le entregaron a Andy Murray el esquivo título al pueblo inglés por casi 80 años. No quiero ponerme quisquilloso pero si toda esta controversia llegó a oídos de Djokovic, puede haber mermado su concentración (ojo, insisto en mi especulación) e incluso a que la misma polémica lo haya puesto en contra los aficionados presentes, y que, si alguna vez hiciste algún deporte Sr. Wimbledon, no me vas a decir que no es importante el apoyo de la afición.

Para Ud. Señor Wimbledon y con esto incluyo a todo aquel capaz de pensar en esa posible alternativa, pónganse los zapatos de Bolt y gáneme un oro olímpico, póngase los zapatos de Messi y tráigame los balones de oro y salga mejor jugador del mundo varias veces, póngase las zapatillas de Djokovic y llegue a la final de Wimbledon, y recién ahí me como esta opinión entera impresa en cartón piedra.

 

 

Deja un comentario

Buscador
Síguenos