CRÍTICA. La vejez según Svevo

por Augusto Munaro

La vejez según Svevo

Senectud_Tapa

 

Todo hombre tiene derecho a buscar la felicidad. Emilio Brentani, el protagonista de Senelitá (1898) (Senectud) –novela de Italo Svevo (1861-1928)- lo intenta a través de una turbulenta relación amorosa con la joven Angelina Zarri. El objetivo de esta breve reseña no es detenerse en su trama hundida en celos y engaños, análogos a los acaecidos en el Othello de Shakespeare; sino analizar y vindicar algunos de los aciertos estilísticos del libro.

Recientemente, editorial Acantilado se encargó de una prolija reedición de bolsillo de este clásico de las letras italianas. Gracias a la traducción certera efectuada por Carmen Martín Gaite, Senectud no ha perdido la vitalidad del original y se ha puesto al alcance del público lector más exigente del habla hispana.

El tópico de la novela, es el amor. Tema convencional y frecuente en clásicos de la literatura universal como ocurre con Romeo y Julieta, La Celestina, Madame Bovary, Pablo y Virginia, Amor de perdición y Werther. Se trata de la pasión humana que ha suscitado las emociones más profundas como peligrosamente ambiguas; ya que en más de una oportunidad, por ser un sentimiento inefable, llegó a producir páginas predecibles e insípidas. Sin embargo el trato que ofrece la mirada de Svevo en su segunda novela, por su sobriedad y lucidez, alcanza a explorar territorios nuevos que vale destacar.

Sus protagonistas, Emilio y Angelina, prestan a la narración una fluidez poco común para el género. Los capítulos son medianamente extensos, y el argumento es tan simple como directo; lo que ayuda a estimular aún más la predisposición del lector. Svevo no se detiene en las descripciones externas que otros explotan con insistencia –Galdós, Zolá o Broch-, debilitando y esforzando la intensidad de la obra. En Senectud, en cambio hasta el más fino de los sentimientos es calibrado con admirable precisión, convirtiendo la novela en un agudo friso de las pasiones humanas. En Svevo, el campo narrativo yace en sus personajes, no en el ambiente que los circunda. Por eso el lector sabe del temperamento de Emilio y no del color del tapiz que cubría los sillones o el cortinado del lugar donde se hospedaba junto a Angelina. Los paisajes a los que acude con paciencia y dedicación son los pertenecientes al alma humana, y parten del más desesperante dolor espiritual hasta la felicidad inaudita del amor consumado.

Por esta razón, no sorprende la enorme admiración que sintió James Joyce al leer al italiano. El irlandés –quien por entonces escribía Dubliners- ya adivinaba desde muy temprano los aportes estéticos esenciales que la novela Senectud había revelado; es decir, el monólogo interior. A través de esa novedosa técnica literaria, la novela moderna cobra dimensiones más verosímiles, puesto que accede al inconsciente de los personajes sin intermediarios, desnudándolos por completo ante el juicio del lector. Joyce supo aprender de su maestro y en 1922 dio a una imprenta pequeña en París, los originales de una de las novelas capitales del siglo pasado: Ulysses.

No obstante, Italo Svevo, más conocido por ser el autor de La conciencia de Zeno (1923), ha sido desdeñado en reiteradas ocasiones al considerarlo como narrador de “novelas psicológicas”. El poeta genovés Eugenio Montale fue uno de sus pocos admiradores y defensores. Tras su muerte, al ser atropellado por un automóvil, la fama de Svevo -póstuma como la de Kafka y Pessoa-, comenzó a jugar a su favor.

Más allá de ser uno de los pioneros del monólogo interior, junto con Arthur Schnitzler y Virginia Woolf, es indudable la maestría con que supo componer un cuerpo narrativo personal, que aún hoy se mantiene firme con el paso del tiempo. Al igual que Giuseppe Tomasi de Lampedusa, Svevo es uno de los escritores italianos más importantes e imprescindibles del siglo XX, y Senectud, una excelente oportunidad para corroborarlo. Augusto Munaro

SENECTUD

Italo SVEVO

Editorial Acantilado

Traducción: Carmen Martín Gaite

Barcelona, España. (350 Págs.)

 

 

Deja un comentario

Buscador
Síguenos