CRÍTICA. Inverness: toda una propuesta

por Diego Villavicencio

Inverness: toda una propuesta

 

Me cuesta hablar de música nacional. Eso porque creo en mi trabajo y en el valor de éste, por lo tanto, no estoy dispuesto a hablar bien de un compositor sólo porque es mi compatriota.

Chile jamás ha conseguido destacarse en la Música Electrónica (entiéndase por música electrónica por aquel momento en el cual el sonido es un impulso electromagnético, es decir, desde Blues y Jazz hasta Trance), salvo menudas excepciones. Es cierto que hemos logrado una buena Trova, pero ésta no es más que un poema con acordes, ergo, no representa una gran composición musical. También es cierto que Los Jaivas en su mejor momento consiguieron un sincretismo de Rock Progresivo y Folclore Andino de gran calidad; y –por otra parte– La Ley consiguió dos álbumes majestuosos en los 90’s (Invisible, 1995; Vértigo, 1998). Pero fuera de eso no hay mucho que destacar. Y cuando digo destacar estoy hablando de compositores que influyen el rumbo de la música mundial.

Creo firmemente que este problema se centra en la priorización del contenido por sobre la forma. Problemática que pienso tratar en otro texto.

Sucede que en Chile una gran cantidad de bandas y compositores se niegan a las grandes composiciones por la falacia descrita anteriormente, otros son comerciales; y muy pocos buscan hacer arte de calidad y lo consiguen. En este último grupo se encuentra Inverness, banda creada el año 2009 por el cantante y tecladista Rodrigo Jarque.

Su primer álbum –Illuminaciones (2009) – consigue presentar a la banda con una propuesta estética ambiciosa y lejana a la búsqueda de muchas bandas nacionales. El trabajo minimalista de las guitarras (Washington Abrigo), los bajos lentos y bien trabajados (Ángelo Agurto); y el uso de samplers y efectos: explotan la creación de ambientes.

En temas como Escarabajo el trabajo rítmico dialoga elegantemente con las líneas melódicas de las guitarras. La pieza Atardecer Magallánico logra la dosis adecuada de experimentación y balada; en ella el trabajo compositivo de la banda se luce dejando en claro que tienen talento. En Nebulosa se consigue, nuevamente, un buen juego de percusiones (Rodrigo Soto) que interactúa con los arpegios de la guitarra de una manera complementaria.

Me quiero detener en la frase de una manera complementaria. Hace algún tiempo escribí un artículo titulado Los Cambios Estructurales y la influencia de U2, en éste explico que–en materia de música electrónica– las estructuras compositivas han cambiado. Consiste en lograr una obra que contemple las armonías y melodías en un juego de interacciones que elimina –hasta cierto punto– el protagonismo melódico de un instrumento, alcanzando así una complementación y suplementación entre éstos. El proceso para el triunfo de este nuevo concepto estético tiene como fundamental al álbum Achtung Baby (1991) de U2, en esta obra se impone una experimentación que –ya influenciada por otros compositores pioneros en esta visión estética– logra establecerse y modificar las estructuras hasta hoy.

Por lo explicado en el segundo párrafo, pocas bandas chilenas han incursionado en esta nueva estética, quizás La Ley y Lucybell hayan sido las únicas durante un largo tiempo. Sin embargo la propuesta de Inverness está fuertemente influenciada por la necesidad de complementarse, abstraerse, lograr una obra en conjunto.

inverness-fuegos-distantesCon el lanzamiento de Fuegos Distantes (2011) la banda ha conseguido –definitivamente– situar una identidad propia que los separa, positivamente, del rock mal logrado que sostiene su despreocupación artística en un pobre discurso. La fuerte intención de los magallánicos por la generación de ambientes se está consiguiendo con mayor destreza. La voz de Rodrigo Jarque suena menos monótona y más atrevida, en especial al cantar en inglés (pero aún requiere trabajarse). El trabajo de Washington –fuertemente influenciado por The Edge– alcanza una profundidad sonora pocas veces vista en nuestro país.

Mientras la banda trabaja en lo que será su tercer álbum, me atrevo a decir que Inverness ha conseguido hacer arte, sobreponerse al discurso, y buscar la forma. Creo que muy pronto esa búsqueda se transformará en un hallazgo.

Deja un comentario

Buscador
Síguenos