CRÍTICA. César debe morir

por Piero Saavedra

César debe morir

Cesare-deve-morire-gall3En la sección de Alta Seguridad de la cárcel romana de Rebibbia, una compañía de teatro estrena “Julio César”, de William Shakespeare. Es el resultado de una iniciativa de capacitación y reinserción realizado cada año, y que en la presente temporada ha encontrado en un buen número de hombres -condenados por tráfico de drogas, crimen organizado o asesinatos- las ganas de participar. La función de la obra del príncipe danés está tanto el primer cuarto del metraje como en el último.

En el centro cronológico está el taller realizado en sus seis meses previos, período al cual el montaje retrocede y cambia el color por el blanco y negro. Es la manera directa de los cineastas italianos Paolo y Vittorio Taviani de alertar sobre el artificio del relato y de su intervención autoral. Cabe aclarar que “César debe morir” no es un documental “ficcionado” o dramatizado como parece, sino una película de ficción inspirada en hechos reales, que los directores le propusieron filmar al director del grupo artístico, Fabio Cavalli.

Los que quieren un papel audicionan frente unos jueces (¿los espectadores?) y antes reciben una instrucción: “En el primer momento usted estará llorando y en el segundo estará hastiado”. Bajo estas dos circunstancias y hablando en un dialecto propio, los postulantes revelan sus datos personales. Unos provienen de Buenos Aires, Manduria, Catania, Nápoles. Otros residen fuera de Italia. Este reconocimiento de la diferencia en el seno de una misma sociedad ocupa apenas siete minutos del metraje, pero ya da pistas de los objetivos de la cinta. La conciencia empieza a inquietarse.

Acto seguido, viene la preparación: la ejecución del aprendizaje, la práctica de las competencias adquiridas –técnicas de actuación, impostación de la voz, gestualidad, vocabulario-, en fin, la introducción de nuevas formas de interacción en los tiempos, lugares y espacios cotidianos. Mientras esperan que el escenario esté listo para el estreno, los internos comienzan a presentar algunos actos de la tragedia en los patios, en los pasillos y en las celdas de la cárcel.

El conjunto de ellos, que dada su procedencia parecieran aproximarse a ratos más al lenguaje teatral, está sustentado en una precisa inventiva visual, punteada a la vez con momentos disruptivos y extraños. Cuando algunos de los reos reinterpretan, bajo estos nuevos roles, su propia memoria histórica, la cámara adopta una posición de testigo ajeno, perplejo frente a su catarsis, que aprovecha los diálogos para evocar episodios biográficos o introducirlos en la rutina doméstica. “César…” recoge de Shakespeare menos su trama -el argumento es mínimo- como su grandeza para representar la personalidad humana.

Los Taviani, no obstante, van más allá de la edificación personal y la triste secuencia de cierre parece un esfuerzo por mirar el reverso de la moneda. Que la cinta se localice dentro de un recinto penal y de una región del mundo, no evita que por encima del relato revolotee una crítica global sobre la exclusión (o la integración efímera). Es destacable que para ello los directores hayan eludido toda retórica y toda estridencia, orientándose sólo al blanco mismo de su análisis: los desajustes conductuales en vidas ajenas a sus propios destinos.

Por eso entre cada plano, cada encuadre y cada momento de detención de esta cinta, asoman las dudas cruciales. ¿Habrían vivido estos sujetos dicha suerte de haber accedido antes a estos medios simbólicos y a estas posibilidades de comunicación? ¿Tiene sentido la educación para una comunidad condenada y marginada al anonimato? ¿Es un juego de suma cero o más vale tarde que nunca?

“César…” no contesta esas preguntas. Más bien las asume como parte de esa mezcla de empatía y opacidad con que retrata a sus personajes, en su doble condición de desplazados y víctimas de la modernidad, y sobre los cuales los hermanos Taviani han explorado delicadamente en la expansión de la memoria y la subjetividad.

CESARE DEVE MORIRE Director: Paolo Taviani, Vittorio Taviani Con: Fabio Cavalli, Cosimo Rega, Salvatore Striano, Giovanni Arcuri, Antonio Frasca, Juan Dario Bonetti, Vincenzo Gallo. 76 min.

 

Deja un comentario

Buscador
Síguenos