CRÍTICA. Qué tiempos aquellos… Fanta y Romo

por Fabián Escalona 

slide

Para nadie es novedad que este año se cumplen 40 años del último golpe militar ocurrido en Chile. Su real dimensión, así como las consecuencias de los diecisiete años de dictadura que le siguieron, son temas que se encuentran hasta hoy en disputa, en el campo de las interpretaciones históricas y sociales. Pero así como hace una década, la conmemoración de los treinta años significó una gran proliferación de investigaciones, muchas de ellas televisivas, que instalaron en nuestra sociedad la idea que el golpe y la dictadura eran temas que podían (y debían) ser tratados en los medios masivos, en el presente año han sido las artes escénicas las que han dado cuenta de la necesidad de reflexionar críticamente acerca del tema.

Partiendo por el slogan de la última versión del Fitam (“Sueños en la medida de lo imposible”), que jugueteaba con la recordada frase de Aylwin, se han sucedido los estrenos y reestrenos que aportan diferentes miradas acerca de estas cuatro décadas, recordando sueños truncos y algunos de los pasajes más feroces de nuestra historia, reflexiones en el Chile de hoy, pos-dictadura, acerca del golpe, la dictadura y sus consecuencias: El año en que nací, Taská y Escuela son sólo algunos ejemplos de ello.

fanta y romo 1 editEs en ese contexto que la Compañía de Teatro Locos del Pueblo llega con su programa “Caravana de la Vida” (FONDART), que llevará a diferentes localidades Que tiempos aquellos… Fanta y Romo (2012), obra escrita por Víctor Faúndez  bajo la dirección del premio nacional Juan Radrigán.

La obra propone un espacio clausurado, claustrofóbico, donde conviven dos personajes en una especie de purgatorio. Se trata del Fanta y el Guatón Romo, quienes mientras alternan posiciones de abuso y dominación dan rienda suelta a sus delirios, echando una mirada cáustica acerca de nuestro pasado y sobre todo acerca de los silencios sobre los que está construido nuestro presente.

Los personajes que propone Faúndez están inspirados en dos de los hombres más paradigmáticos de las violaciones sistemáticas a los derechos humanos que el Estado de Chile ejerció sobre una parte de importante de nuestra población. Miguel Estay Reyno (el Fanta) y Osvaldo Romo, son sin lugar a dudas el símbolo más patente de los abusos y las torturas, pero además comparten otra característica: ambos traicionaron a sus compañeros de lucha, pasando de formar parte de grupos de izquierda a convertirse en torturadores de aquellos con que alguna vez compartieron ideales (el caso del Fanta es paradigmático, pues entregó a su propio hermano).

En la obra, Fanta y Romo pasan de lo irracional que sólo puede tener quién ha poseído el poder absoluto frente a otro ser humano, a lo profundamente inquietante, por lo lúcido que resultan sus reflexiones sobre la contingencia. Todo esto encerrados en un espacio al cual están confinados, que bien pudiera ser una celda, el purgatorio o una sala de torturas. Probablemente este tratamiento simbólico del espacio sea el punto donde se evidencia con mayor claridad la dirección de Radrigán, quien en su dramaturgia propone frecuentemente espacios similares. En ese contexto, los personajes hacen del grotesco un lenguaje propio, volviendo evidente lo inhumano que resulta sostener hoy que lo que ocurrió es simplemente “pasado”.

fanta y romo 2 edit

La Caravana de la Vida parte este fin de semana en el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos (funciones jueves 9, viernes 10 y sábado 11 de mayo), y continuará en Castro, Ancud, Hornopirén, Gorbea, Vilcún, Perquenco y Talca, para concluir en Octubre en la Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi.

Los datos

Intérpretes: Víctor Faúndez y Renzo Oviedo.
Dramaturgia: Víctor Faúndez
Dirección: Juan Radrigán

Lugar

Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos
Matucana 501, Metro Quinta Normal, Santiago – Chile
Fono: (562) 2 597 96 00
Entrada general: $2.000

.

One Response to CRÍTICA. Qué tiempos aquellos… Fanta y Romo

  1. rafael dice:

    Autor de las fotografías expuestas ; rafael arenas encinas, Fotógrafo de escena.

Deja un comentario

Buscador
Síguenos