TENDENCIAS. Elogio (y aproximación) al hacker

por Pablo Molina Guerrero

El Hacker hoy, es un tipo de Robin Hood de la realidad virtual, un dedo de Lagos, el Dos Caras y El Acertijo de Batman, unido por la idea de la disidencia. Es aquel que teniendo la posibilidad de ejercer cierto poder contra los Poderes, lo ejerce ante un debido contexto político y social, no tras los Partidos (o el Partido), sólo tras el inconformismo naciente en un mundo tecnificado y alienado.

La proliferación de ataques virtuales a los espacios de lo que se podría llamar la esfera del poder, no cesa. A veces, tengo la idea de que todos estos “ciber-ataques” han tenido una conexión real con ese año de la indignación que fue 2011. Por lo menos como año de cierta incubación. La palabra Hacker sólo había sido utilizada durante tantas veces y por tanto tiempo, nada más que para señalar a esos viajeros de Internet, tan ampliamente destacados como estafadores. En cierta forma, la palabra Hacker pasó de tener un significado de pirata (con todo ese romanticismo hacia la idea de la piratería) a uno de indignado social, uno que tiene los conocimientos para señalar su molestia simplemente cancelando webs, negándoles su información en la época de la imagen mediatizada (el doble virtual de la realidad, su réplica).

La irrupción de Hackers que se dedican a desconectar sitios webs sobre todo de instituciones (¡Ojo!) y con una tendencia hacia el humor Pop de Internet, sólo puede provocar el apoyo de los jóvenes, lo cual no es menor, ya que son los jóvenes los que seguirán cargando el peso de las decisiones, sean cuales sean, las que los Señores del Poder decidan. Esto del humor Pop no es un disparate, no es un: mira, ¡qué simpático!, son códigos que se manejan entre los internautas. Códigos que crean una barrera entre los jóvenes (que generacionalmente tienen la tendencia a la rebelión, aunque sea por moda) y los adultos (cada vez más conformistas, cuidadores del orden público), entre lo nuevo y lo viejo. La próxima generación tendrá sus propios códigos, como es evidente. No sólo esto, además existe una mayor empatía hacia las cuestiones del mundo (cosas de la globalización), véase todo el tema Wikileaks, Indignados de España, Grecia, Portugal, Chile, USA, etc. Cuando en ciertos momentos se identifican estos Hackers con un territorio como el caso de LulzSecPeru, no es por el sentido de ese viejo patriotismo molesto que ha afectado la vida de la gente por más de 200 años desde el nacimiento del concepto de nación, no, es por una identificación territorial solamente. Por decir, somos de acá.

minjusticia-630x455

http://www.biobiochile.cl/2012/09/05/hackers-peruanos-atacan-sitio-del-ministerio-de-justicia-con-ofensivo-mensaje-a-pinera.shtml

Hay evidentemente características similares a algo así como una idea de la anarquía tras estos ataques. Puede ser intencional o no. Yo sólo tengo la impresión de que es el síntoma de los tiempos, del malestar de la cultura. La vuelta del espacio crítico hacia la política y las instituciones, provocado por las movilizaciones de 2011 (2008 si pensamos en Grecia), volver a pensarlas pero ya no desde el fundamentalismo de querer cambiar las cosas de un solo viaje, marchando casi como ovejas, gritando consignas, y etc., si no que ganando “adeptos” con el humor. Ahora, la otra cuestión es el espacio físico, como canalizar ese humor a la calle. No se logrará marchando. Eso creo que quedó claro en estos últimos años. Sin duda que hará falta mayor coordinación entre hackers o hacktivistas como se les llama a veces, con los indignados callejeros.

Quizás faltan intervenciones como la de Jello Biafra, vocalista de los Dead Kennedys en este video.

Pero todo eso es irse en otra cosa.

Después de todo esto, y el intento de elogio, sólo queda terminar con un:

¡Adelante Hackers del mundo!

Deja un comentario

Buscador
Síguenos