CRÍTICA. The Next Day: el retorno del Camaleón

por Diego Villavicencio

david-bowieEn el pasado cumpleaños de David Robert Jones (8 de enero), la prensa musical se excitaba con el anuncio del lanzamiento de un nuevo álbum del músico y compositor británico, las expectativas eran altas y los fanáticos esperarían con ansías la llegada del 8 de marzo, fecha programada para el lanzamiento oficial del disco.

Junto a ello, el señalado 8 de enero se lanza el primer single del álbum y su video: Where Are We Now?. Las reacciones son diversas, pero, mayoritariamente, positivas. Al cabo de dos meses el nuevo trabajo del Camaleón es presentado al público.

Bowie grabó su nuevo material junto al productor y arreglista Tony Visconti. Éste último ha señalado que la obra es “extremadamente fuerte y hermosa”, además agregó que se pueden hallar todas las etapas del Camaleón en él.

The Next Day, el tema homónimo al álbum, es el encargado de dar inicio a la placa, el sonido logrado nos posiciona en el álbum que recoge su pasado sin parecer nostálgico. Los juegos de bronces en Dirty Boys nos recuerdan al David Bowie de los 80’s, mas sabe presentarse con una sorprendente vitalidad creativa e interpretativa. The Stars (Are Out Tonight) (el segundo sencillo) es una gran composición que juega, maravillosamente, con los ritmos; las cuerdas y los arreglos sintéticos se fusionan elegantemente para lograr los ambientes que el músico inglés pretende.  Where Are We Now? (primer sencillo) es una hermosa balada, que, según Visconti, resulta ser el posicionamiento y la interrogante de Bowie tras 10 años de ausencia como compositor. En Valentine’s Day se consiguen buenas melodías que se asocian al tipo de baladas que el Camaleón compuso en sus últimos dos o tres discos. Algunas piezas como If You Can See Me hacen una clara referencia musical a sus creaciones de los años 90’s y a su paso por Tin Machine. (You Will) Set the World On Fire es otra pieza con buenos juegos rítmicos, una habilidad que siempre destacó a David  Robert Jones. You Feel So Lonely You Could Die es la pieza encargada de iniciar el cierre del álbum, la utilización de las cuerdas eléctricas junto a las sinfónicas es refinada, posee la gracia de una composición de alto nivel sin ser pretenciosa. Heat, la encargada de cerrar el álbum, es una pieza de gran nivel estético, la más obscura y sublime del álbum; eminentemente influenciada por Scott Walker, en especial por su álbum Climate Of Hunter (1984). Sostiene las cuerdas, canta con vibrato, juega con el pulso, y –casi al final– agrega unos violines que rompen –apropiadamente– con la tensa obscuridad generada anteriormente.

David Robert Jones, compuso el disco que debía. El hombre que ha sabido caracterizarse por sus continuas reinvenciones a lo largo de su carrera, el llamado Camaleón, ha construido un álbum que recorre ágilmente gran parte de sus anteriores estilos. Materializó en un álbum de estudio, con temas inéditos, lo que ha sido su carrera y la causa de su apodo.

Deja un comentario

Buscador
Síguenos