CRÍTICA. Sangría Awards 2012

Sangría Awards: Las mejores películas del 2012*

 

por Piero Saavedra

 

¡La lista está lista! Al fin llegó la hora de la arbitrariedad absoluta y sin culpas. La hora de balances y recuentos, cuando la objetividad naufraga frente al capricho y los gremios de críticos, periodistas y/o cinéfilos atrevidos, encienden los circuitos de la memoria con el objeto de poner a las películas en su lugar. Ese es el propósito de esta nómina, que se justifica por sí misma, simplemente porque el año se acabó y es una excusa para elegir algunos filmes.

La selección incluye diez cintas extranjeras, estrenadas en Chile durante la temporada 2012 (excluyo películas exhibidas en festivales que no llegaron al circuito comercial). Se trata solamente de trabajos de ficción, que están enumerados en un orden –muy discutible- de jerarquía.

 

Primer lugar: Nannerl, la hermana de Mozart, de René Féret

 

A ponerse de pie para aplaudir una película modesta y grandiosa a la vez, realizada por el director René Féret y su empresa familiar. En esta obra el francés interpreta una parte de la vida de los Mozart y rescata del olvido el talento de Maria Anna (conocida como Nannerl y encarnada por su hija), la hermana mayor de Wolfgang Amadeus. Esto no es cine para camarillas ni para exquisitos. Esto es cine que puede conectar con amplios sectores de la audiencia al situar en el centro de una familia y de una sociedad, las tensiones entre padres e hijas. Hay que agradecer a Cine Arte Alameda y a Cineteca Nacional por tener esta joya en sus salas durante un tiempo razonable.

.

.

Segundo lugar: El espía, de Tomas Alfredson

 

Tinker Taylor Soldier Spy es el título original de la segunda película del sueco Tomas Alfredson, tras su notable Criatura de la noche. Ahora dirige apoyado por una coproducción europea de mayor envergadura. No es para menos, cuando las idea proviene de John Le Carré (también productor), uno de los escritores británicos más complejos del siglo XX. Su universo es el de la Guerra Fría, donde el espionaje se utiliza affairs sentimentales, conversaciones entre cuatro paredes y secretos en las sombras. En el centro El espía está el retirado agente George Smiley (Gary Oldman), tratando de descubrir al “topo” infiltrado en MI6. Alfredson está a la altura del desafío y confirma su prestigio como uno de los cineastas europeos de mayor proyección.

.

.

.

.

Tercer lugar: Shame, de Steve McQueen

Brandon Sullivan (M. Fassbender) no disfruta el sexo. Para él, se trata de un acto de flagelación, de dolor. Tiene adicción al sexo. Lleva una doble vida. Le cuesta conectar. Teme que alguien lo sorprenda en alguna manifestación de su sexopatía, y más si se trata de su hermana. ¿Suena simple, no? ¿Como argumento de melodrama infame, no? Pero es una impresión engañosa, pues el director inglés Steve McQuenn va cargando gradualmente a este relato de una densidad emocional de la cual nada fácil resulta desprenderse. Te acompaña del cine hasta a la casa. Y se despierta contigo al día siguiente.

.

.

.

Cuarto lugar: El árbol de la vida

 

La última película de Terrence Malick podría haberse situado con facilidad en la cumbre de esta lista. La ganadora de la Palma de Oro en 2011 narra la tragedia de una familia texana en los años cincuenta y, a partir de ello, se plantea como un ambicioso ensayo que pone sobre la mesa los dominios que explican el sentido de lo humano y del mundo fenoménico. Malick va por lana y no sale trasquilado. Captura sentimientos y momentos esenciales evitando la extrema simplificación. Sin embargo, y al margen de sus imágenes espléndidas, El árbol… presenta una inadecuación entre forma y fondo que la privó de una lucidez mayor.

.

.

.

.

Quinto lugar: La piel que habito, de Pedro Almodóvar

Hay cierta crítica que exige realismo a los relatos. Esta es una razón por la cual muchas veces se ha castigado con severidad al cine de Pedro Almodóvar. En La piel que habito, el cineasta manchego se instala en el género del terror gótico y el resultado es escalofriante. La cinta, basada en la novela Tarántula, del francés Thierry Jonquet, es la historia del cirujano plástico Robert Ledgard (A. Banderas), cuya esposa ha muerto quemada, cuya hija ha sido violada y cuya paciente actual es una estupenda mujer que resiste sus numerosas intervenciones cutáneas… No es sensato contar más. Sobre todo si no ha vivido la experiencia.

.

.

.

Sexto lugar: Un método peligroso, de David Cronenberg

 

Como el largometraje anterior, Un método peligroso también se apoya en un texto literario. Es una obra teatral de Christopher Hampton (Relaciones peligrosas), que sirve al canadiense David Cronenberg para convertirlo en pura perspectiva, pura posición de cámara y ritmo de montaje. Sus capacidades fílmicas interpretan ahora el vínculo entre Sigmund Freud (V. Mortensen) y Carl Gustav Jung (M. Fassbender). La realidad carnal omnipresente versus una metodología científica en pañales, es la lucha en la cual participan los personajes de este reto cinematográfico que difícilmente hubiese encarado otro director sin salir abollado.

.

.

.

.

Séptimo lugar: Los descendientes, de Alexander Payne

 

En una entrevista a principios de año, Alexander Payne declaró que “en la vida hay risas hasta en las peores circunstancias”. De aquello trata Los descendientes, que se inspira en la novela homónima de Kaui Hart Hemmings y que mezcla el drama y la comedia con sutileza. El protagonista de la cinta es Matt King (G. Clooney), un terrateniente de Hawai que, tras el accidente que mantiene a su esposa en coma, inicia un proceso interno de autoafirmación, con la compañía de sus hijas y en medio de una inminente transacción. Los lazos afectivos subliman a los comerciales en el desenlace de una gran película.

.

.

.

 

Octavo lugar: Moonrise Kingdom, de Wes Anderson

 

Un proyecto de individuación se plantea en la vida de dos chicos: Sam (J. Gilman) y Susy (K. Hayward) desean activar las alarmas en los universos disfuncionales, pero poderosos, de la isla de Peazence. Es 1965, se aproxima una tormenta salvaje, y mientras Sam es un chico scout que ha sido abandonado por sus padres, Susy sufre los efectos del deterioro de su familia. En el mundo de Moonrise Kingdom las cosas se doblan y crujen, pero no se rompen. Porque al final lo plural domina a lo singular, la sociedad detiene al instinto y la banda de Benjamin Britten debe apreciarse en el todo y no en sus partes. El último trabajo del americano Wes Anderson lo vuelve a situar como un autor imprescindible del cine mundial.

.

.

.

 

Noveno lugar: El estudiante, de Santiago Mitre

El estudiante es una descripción aguda sobre las relaciones y los esquemas que se reproducen a través del tiempo en los espacios de poder. En su caso, se propone examinar el entramado institucional universitario. Pocos cineastas actuales revelan tanto la infección del aparato político como el coraje moral de sublevarse contra ella. Es el debut del trasandino Santiago Mitre, un cineasta que se superará a sí mismo más temprano que tarde, si logra afinar la resonancia visual y ajustar la velocidad narrativa.

.

.

.

Décimo lugar: Carnage, de Roman Polanski

 

La ruptura de la psiquis dentro del orden burgués, producto de la insidia inusitada del prójimo, está en el núcleo de Carnage. El director Roman Polanski convirtió las ideas verbales de la popular obra de Yasmina Reza en gesto visual puro. Los cortes de los planos, los movimientos de la cámara y el ritmo contenido para captar dudas y grietas del comportamiento, demuestran que el polaco domina plenamente sus recursos para dotar de cuerpo fílmico a un argumento sencillo. Dos matrimonios de Brooklyn se reúnen para resolver y darle punto final a un singular incordio entre sus hijos.

 

.

.

.

 

*No entraron en mis diez mejores, pero destaco como menciones más que honrosas a El juego de la fortuna, de Bennett Miller; a Balada triste de trompeta, de Alex de la Iglesia; a La prima cosa bella, de Paolo Virzi; y a Argo, de Ben Affleck.

One Response to CRÍTICA. Sangría Awards 2012

  1. loan dice:

    Shame y eL Árbol de la vida para mi son de las mejores, sin duda El juego de la fortuna con Brad Pitt es una muestra del gran trabajo del actor, aunque haya a muchos a quienes no les guste, creo que esos dos films son muy buenos.

Deja un comentario

Buscador
Síguenos