REPORTAJE. El lado oscuro del Brit Pop

por Bárbara Alcántara

Pulp y Suede vienen a Chile

EL LADO OSCURO DEL BRIT POP

Dos de las bandas más emblemáticas del brit pop anunciaron que se presentarán en Santiago el segundo semestre. Suede en el Teatro Caupolicán el 17 de octubre y Pulp en Primavera Fauna el 24 de noviembre.

Do you remember the first time?

La primera vez que escuché a Pulp y a Suede me produjeron una sensación extraña. Esas voces desgarradoras de sus vocalistas acompañadas por guitarras melódicas no hacían nada más que recordarme a amores tormentosos. Palabras no dichas o dichas de más producto de borracheras juveniles, en una época de la vida en que el mayor problema era si te ibas de fiesta el fin de semana o si te habías echado un ramo. Mi generación, que en los noventa éramos adolescentes y que enganchamos con un movimiento británico que estaba liderado por Blur, Oasis, Pulp y Suede, hoy celebra que por fin podremos escuchar a dos bandas representativas del brit pop en un lugar que no sea la Blondie, no señor. Ambas anunciaron conciertos en Santiago. Llegó el momento de verlos en vivo.

El brit pop nació a principios de los noventa como reacción frente al grunge, estilo que estaba acaparando la atención de los ingleses quienes siempre fueron precursores en tendencias musicales. Como resultado, la prensa especializada fijó su atención en bandas emergentes de Inglaterra. Influenciadas por íconos de la música como The Kinks, The Rolling Stones, The Beatles, T Rex y David Bowie, además de bandas como Inspiral Carpets, Happy Mondays, New Order y por supuesto The Smiths; el género que nacía reivindicó los singles de tres minutos y sus temáticas abordaban el sexo, la vida nocturna, las drogas y la vida de la clase media londinense. Según los críticos musicales de ese entonces The Drowners de Suede y PopScene de Blur fueron los temas que dieron inicio al brit pop.

Common People

Pulp se formó en 1978 en Sheffield por su líder Jarvis Cocker y compañeros de colegio cuando sólo tenían 15 años. Originalmente se llamaron Arabic Pulp y un año después acortaron su nombre. En la década de los ochenta lanzaron dos discos que no tuvieron reconocimiento comercial ni de la prensa: It (1984) y Freaks (1986). En ese entonces, Pulp sufrió constantes cambios de formación y su estilo estaba ligado al house y al post punk más que al pop. En 1992 lanzaron Separations, y uno de los singles, My Legendary Girlfriend, fue elegido como sencillo de la semana por la revista New Musical Express.  La carrera de la banda dio un giro de 180 grados.

Seguido a esto lanzaron Babies, single que antecedía a His’ n’ Hers,(1994) álbum que llevó a la banda los primeros lugares de los rankings musicales de Inglaterra y transformó a Jarvis Cocker en un personaje llamativo debido a su propuesta estética que fusionó el estilo sesentero mod y el glamour de Bowie. Sus esporádicas apariciones en televisión transformaron al líder de Pulp en un símbolo sexual.

Este disco se caracterizó por sus letras dramáticas con un sonido contradictorio, porque tiene momentos alegres con Joyriders y Babies, pasando por la tensión de Acrylic Afternoons con el teclado de Cándida Boyle, para terminar con la dramática Happy Endings. De esta producción se extrae la famosa Do you Remember the First Time, que habla de la primera vez que una pareja tiene sexo y las variaciones de éste a través del tiempo. En ese entonces la banda estaba conformada por el baterista Nick Banks, el bajista Steve Mackey, la tecladista y encargada de la estética de la banda Candida Doyle y el violinista y guitarrista Russell Senior.

En mayo de 1995 Pulp lanzó el single Common People. Dos meses después se produjo uno de los hitos más importantes en la carrera de la banda: su presentación en el en el festival de Glastonbury, vitrina fundamental para la carrera de los de Sheffield, quienes habían esperado más de 10 años para obtener reconocimiento. Este concierto se convirtió en material para el documental The Beat is the Law del director Eve Wood que aún no tiene fecha de estreno en nuestro país pero se puede ver en el sitio www.thebeatisthelaw.com.

Meses más tarde saldría a la venta Different Class, convirtiéndose en disco de oro en su primera semana y llevando a Pulp a obtener reconocimiento fuera de Europa. Different Class se editó en Estados Unidos con excelentes críticas y Disco 2000, uno de sus singles, se transformó en un himno de las fiestas noventeras de nuestro país. El single Sorted for E’s & Wizz causó polémica en Inglaterra por su letra que habla de la experiencia de drogarse con éxtasis y speed. A continuación,  la presentación de la banda en los Brit Awards de 1996 en donde la interpretaron, ojo que está subtitulada:

El éxito de Different Class creó altas expectativas sobre el nuevo disco que se llamaría This is Hardcore (1998): oscuro, teatral y dramático, del cual no se extraería ningún single que animara una fiesta como lo fue Common People o Disco 2000. Al contrario, This is Hardcore es un disco para escucharlo en soledad dispuesto a dejarte llevar por la melancolía y oscuridad que provoca, especialmente las baladas Sylvia, Dishes, I’m a Man y, cómo no, Like a Friend, incluida en la banda sonora de la película Grandes Esperanzas. Pura nostalgia.

En esta época Oasis y Blur eran un exitazo con propuestas mucho más rockeras que This is Hardcore. Blur acababa de editar su quinto disco homónimo que incluía singles explosivos como Song 2 y Oasis había editado Be Here Now antecedido del single DYou Now What I Mean, coyuntura que dejó a This is Hardcore como un disco exclusivo para fanáticos.

Tres años más tarde Pulp lanzó su último disco, We Love Life (2001). Obtuvo buenas críticas pero no el éxito de ventas que la banda esperaba. De este álbum se desprenden dos sencillos, The Trees y Bad Cover Version of Love, tema que para el video clip contó con la presencia de muchos dobles de artistas famosos.

The Beautiful Ones

Suede fue la primera banda de brit pop que se caracterizó por su estilo dramático, sensual y andrógeno tanto en su sonido como en su estética influenciada por Bowie. Formados por Brett Anderson en la voz, el guitarrista Bernard Butler, el baterista Simon Gilbert y Mat Osman en el bajo. En 1993 se transformaron en la mejor banda emergente de Inglaterra sin siquiera haber editado un sencillo. Esto, debido a que la prensa especializada los promovió con el objetivo de evitar que el grunge se apoderara de la cultura musical de Inglaterra de ese entonces. Así fue como The Drowners, su primer single se convirtió en el puntapié inicial del brit pop y su primer disco homónimo, fue un exitazo tanto en ventas como en críticas.

Durante el período de creación de su segundo disco, Dog Man Star, la relación entre Anderson y Butler se volvió insoportable. Ambos componían y compartían protagonismo en las presentaciones en vivo, situación que no lograron sobrellevar y como resultado Butler abandonó Suede. Este escenario afectó directamente las ventas de Dog Man Star, pero con los años se transformó en un disco de culto para la prensa especializada y fanáticos. Brett Anderson canta desgarradoramente bien acompañado de la banda y una orquesta. Sus letras hablan de amor, sexo y drogas. Es un disco plagado de oscuridad y melancolía que llega a producir escalofríos de emoción. Se le ha descrito como el mejor trabajo de la banda, destacándose canciones como We Are The Pigs, la balada infartante The Wild Ones y New Generation. Quizás la joya más oscura y perfecta del brit pop.

La partida de Butler generó desconfianza en el público. ¿Serían capaces de igualar el éxito de sus discos anteriores sin el guitarrista? Corría el año 1996 y en reemplazo de Butler se integró Richard Oakes en la guitarra e incorporaron teclados a cargo de Neil Codling, primo de el baterista Simon Gilbert. Juntos trabajaron en Coming Up (1996), un disco mucho más liviano, optimista y menos pretencioso que sus trabajos anteriores. Se convirtió en un éxito de ventas con cinco sencillos que llegaron a los primeros lugares de los rankings musicales de Inglaterra: Trash, Beautiful Ones, Filmstar, Lazy y Saturday Night. Probablemente la mayoría de los chilenos que nos dejamos seducir por Suede llegamos a ellos gracias a Coming Up y después indagamos en sus trabajos anteriores. Beautiful Ones y Trash son canciones que suenan constantemente en las radios nacionales hasta la actualidad.

El siguiente trabajo, Head Music (1999), se centró en sonidos mucho más pop donde el sintetizador jugaba un papel importante generando singles pegajosos como Electricity y Can’t Get Enough. Los críticos lo catalogaron como una segunda parte de Coming Up que funciona con baladas tales como She´s in Fashion y Everything Will Flow pero no había grandes diferencias entre ambos discos. Head Music era más de lo mismo, pero si el trabajo anterior te había gustado, este era un disco que debías tener. En este minuto del partido ya se deducía que la época experimental y musicalmente ambiciosa, asociada a la dupla Anderson/Butler, había quedado en el pasado y discos como A Dog Man Star, no se repetirían.

En A New Morning, quinto trabajo, abandonan los sintetizadores y vuelven a las guitarras. Se destacan canciones como Obsessions, Lost in TV y Positivity. No es una obra maestra, pero funciona. Es el sonido característico de la banda con letras tristonas y espléndidamente interpretadas por Anderson.

Pulp y Suede se diferenciaron de las otras bandas de brit pop por su sonido elegante, oscuro y desgarrador, aquel que influenció a  The Killers, Placebo, Travis, Blur e incluso a Radiohead. En la década del 2000 ambas decidieron separarse. Jarvis Cocker lanzó Jarvis, su disco solista en el 2006 y, por otro lado, Brett Anderson hizo lo suyo con cuatro discos en solitario. Incluso formó un duo, The Tears, junto a Bernard Butler. Producto de esta reconciliación editaron Here Comes The Tears (2005). Según www.allmusic.com, este disco es lo que habría sido Coming Up si Butler hubiera permanecido con Suede. Quizás si su salida a la venta hubiera sido en los noventa, el dúo se habría adjudicado un éxito seguro.

Pulp y Suede se reunieron con sus respectivos músicos para iniciar giras de reencuentro que incluyen Sudamérica. En el caso de Suede la formación no incluye a Butler, ¿sería mucho pedir, no?

El Teatro Caupolicán con Suede y Primavera Fauna con Pulp se convertirán en sedes de melómanos seguidores de sensaciones nostálgicas, esas que nos ponen los pelos de punta y nos hacen evocar épocas pasadas para volver a sentirnos como The Wild Ones.

One Response to REPORTAJE. El lado oscuro del Brit Pop

  1. cris corn dice:

    Lástima que para el caso de Pulp hay que mamarse una docena de bandas de mierda (salvo Dinosaur Jr). Me quedo con “It” y “Freaks” una mañana de resaca intensa, como la del sábado pasado.

Deja un comentario

Buscador
Síguenos