ENTREVISTA. Néstor Olhagaray

Néstor Olhagaray nos habla sobre arte y tecnología, y nuevos medios en Chile 

por Víctor Muñoz Araya

En la entrevista que se desprende de este artículo, el Director de la Bienal de Video y Artes Mediales analiza la importancia e influencia de este evento en sus años de existencia, la percepción y desarrollo de este tipo de plataforma artística en Chile. Además comenta, tras las recientes muestras en Santiago que utilizan nuevos medios tecnológicos, la tendencia mundial de este arte, convergiendo en un análisis general de la producción de los artistas chilenos. A mi entender, la voz más importante de nuestro país, en cuanto a un conocimiento y análisis de la relación arte-tecnología y nuevos medios digitales.

Néstor Olhagaray: Artista, Académico, Teórico, y Gestor, en el Video Arte y las Artes Mediales en Chile. Uno de los pioneros y referentes del Video Arte en la escena nacional, con una notable producción artística desde los años ochenta. Formado en la Universidad de Chile, en el Instituto de Cine “Master Advanced Course” de Moscú, en la Universidad de París III, Sorbonne y Université de Paris I.

¿A qué cree usted que responden las distintas muestras que últimamente se han presentado en Santiago, que abarcan el trabajo con los nuevos medios y el uso de la tecnología?

(La X versión de la Bienal de Video y Artes Mediales , La coleccionista de luces del español Francis Naranjo en el MAC del Parque Forestal, La exposición “Movimientos”, de Video Instalaciones en el MAC Quinta Normal, del artista suizo alemán Louis Von Adelsheim. Además de la muestra de arte sonoro “Cruces Sonoros”, también en el MAC de Quinta Normal, y el Primer Encuentro de Arte y Tecnología El Bosque Invisible – en la comuna El Bosque.) [1]

Creo que no debiera sorprendernos, son signos de los tiempos y en ese sentido es auspicioso constatar cómo nuestro medio comparte las tendencias más actuales del arte contemporáneo. Eso significa que cada vez hay menos reticencia a las nuevas formas de arte que imponen las tecnologías digitales; es un logro para la creación experimental ante un medio en general bastante conservador. Todavía son muchos los operadores de arte que no han asimilado que hace ya medio siglo atrás, ocurrió un viraje en el arte gracias a un encuentro oportuno, para nada azaroso, entre el movimiento refundacionista Fluxus y la aparición de la primera cámara portátil de video, y por lo tanto transformable en un instrumento de escritura individual, el Portapack de Sony.

En torno al tiempo de vigencia de la Bienal de Video y Artes Mediales y de las razones que motivaron su creación, ¿cuál sería para usted, de todos los aportes que se han ido constituyendo desde este evento directa o indirectamente, el legado que se debiera seguir potenciando de aquí a futuro?

Primero se llamó Bienal de Video y Artes Electrónicas; luego a fines de los 90, Bienal de Video y Nuevos Medios, y más tarde, hoy, se llama Bienal de Video y Artes Mediales.

Esta historia no nació espontáneamente o como por voluntarismo sino que fue producto de un proceso que hay que ir a buscarlo a principio de la década de los 80 con la creación de los Festivales Franco-chilenos de Video Arte. Como espacio de resistencia cultural tendrá el mérito de reunir diversas culturas y espacios de producción audiovisual; un abanico que va desde el documentalismo militante de la resistencia política, en manos de ONGs que crearon sus propias productoras, los decaídos y en estado de cesantía crónica en ese entonces de los cineastas nacionales, un grupo de productores audiovisuales ligados a la publicidad que lograban subsistir gracias a sus oportunos aggiornamientos tecnológicos de alto carácter profesional, artistas visuales, músicos y de las artes escénicas, lingüistas, periodistas.

Los Festivales de Franco-chilenos de Video Arte fueron además una escuela de la cultura y la estética del video arte. No pocos descubrían por primera vez las capacidades expresivas del video y muchos, como fue mi caso, encontraron, al fin, el espacio de preocupación que veníamos arrastrando y esperando. Me refiero a la posibilidad de creación con la expresión audiovisual desde el campo del arte contemporáneo.

A principio de la década de los 90, la situación política había cambiado; empezaba a dibujarse nuevas formas de participación ciudadana que necesitaban de institucionalidad cultural, y el desafío que había lanzado los Franco-chilenos no se estaba cumpliendo; una vez terminada la dictadura, seríamos los chilenos los que asumiríamos el espacio de la difusión del video arte y es así como comprendieron que debíamos asumirnos y ser autónomos. Fue así como formamos la Corporación chilena de video, que ha sido el respaldo asociativo y jurídico, hasta el día de hoy, de las Bienales de Video. La primera se desarrolló en el reciente inaugurado espacio cultural y cine Alameda el año 1993, luego -y hasta hoy día- en el MAC.

Desde el principio contamos con la colaboración del Instituto Cultura de Francia, el Goethe Institut, la División de Cultura del Ministerio de Educación, hoy el CNCA, esporádicamente la Fundación Andes, la embajada de Canadá y desde luego la incondicional del MAC .

Otro evento que participará en fortalecer la plataforma de creación de la Bienal, será mi participación como curador chileno en los Festivales de Video del Cono Sur, que logró constituir una muestra itinerante de autores Brasileros, Argentinos, Uruguayos, Paraguayos y chilenos, la cual engrosó en gran parte la I Bienal.

Conjuntamente y en cada versión de la Bienal se llevó a cabo un espacio que invitaba sobretodo a jóvenes videastas a atreverse a indagar en la creación de video y que, al mismo tiempo, ha sido un homenaje a la memoria de Juan Downey. Se trata del Concurso Latinoamericano a la creación y autoría en video Juan Downey.

A fines de los años noventa hay dos fenómenos que influirán en la orientación de la Bienal. Uno sería la definitiva globalización y los avances tecnológicos de las herramientas digitales, lo que traerá como consecuencias un mayor acceso de realizadores a plataformas y medios de producción, y el otro sería la definitiva instalación del video en los eventos de arte contemporáneo. Sorprende el auge que ha tenido la tendencia documentalista de autor, ver por ejemplo en Alfredo Jarr, que han encontrado en el video el soporte ideal para apuntar críticamente a los entornos sociales y culturales que han sido las orientaciones del arte de hoy.

Actualmente, las últimas versiones ha consistido en deshacerse de ciertos mitos que han acompañado muchas veces la producción de obras y que tiene que ver con un demasiado arraigo a la tecnología ella misma y con problematizar con el estatuto de arte en estas manifestaciones.

Respecto a la última versión de la Bienal de Video y Artes Mediales (en enero pasado), ¿de qué manera ésta nos permite indagar sobre el espectro de artistas y creaciones a nivel nacional e internacional, y al uso de la tecnología de punta en el Arte?

Hemos denominado la apuesta de esta Xª Bienal como Deus ex machina, presupuesto que ha sido acogido espontáneamente por nuestra curadora, la artista brasilera Paula Perissinotto. Esta expresión se ha convertido en un dicho popular para caracterizar una solución oportuna y “milagrosa”, atribuyéndole a una intervención divina la autoría y, en el caso de las artes mediales, esconder la infraestructura tecnológica que soporta la obra, esperando poner el acento en el efecto.

En la antigua Grecia, Eurípides hacia descender personajes que protagonizaban deidades mediante una “machinería” de tramoya, creando un efecto sobrenatural solo posible por la intervención de un dios. Así, escondiendo la máquina, solo se apreciaba el efecto sin su causa.

Esta expresión, entonces, pretende ir en contra de la tendencia medial que se arrastra ya hace algunos años que se caracteriza por los abusos, de orden muy corriente en la artes mediales, de sobre exposición de la infraestructura tecnológica que está en la base de la producción de efectos visuales y sonoros. Las críticas más corrientes al estatuto de arte de las prácticas mediales, llegan por este aspecto, de que muchas obras no son más que exhibiciones de los soportes tecnológicos sin crear realmente un espacio de lectura profundo.

La Xª versión de la Bienal de Video y Artes Mediales considera que la producción local ha llegado a una madurez que se observa en diferentes obras de autores nacionales, donde, dejando de lado el simple exhibicionismo tecnológico, han logrado trascender e instalarse en el campo de lo poético y lo simbólico, privilegiando la experiencia de lo sensible y afectivo.

Este DEUS EX MEDIA no pretende lo imposible: hacer desaparecer la instancia de producción de las obras. El arte desde mediados del siglo XX ha incorporado el soporte tecnológico y el espacio de producción social y político a la obra.

Deux ex Media es una provocación. El Arte Medial es un arte con máquinas, pero no de máquinas. La Xª Bienal desea instalar con firmeza la frontera entre el uso de la tecnología en el arte, el mercado y la cultura del espectáculo.

¿Cómo ve usted la realidad del Arte Chileno en torno a las Artes Mediales, y de qué manera observa la relación creación v/s costo, considerando que trabajar con tecnología requiere de inversión en recursos, en la mayoría de los casos?

La pregunta es importante porque nos lleva a plantearnos un aspecto básico, el espacio de producción, la ética e ideología de la producción. ¿Cómo y para qué producimos obras con las tecnologías imperantes? Como creadores, debemos tomar en consideración el estatuto de nuestro contexto como parte de un país que geopolíticamente es dependiente y subdesarrollado. La utilización de insumos tecnológicos que son parte de un dominio político-cultural- económico impone ciertas decisiones, pero también hay que decirlo, es un tema atravesado por varios mitos.

Es verdad que si uno produce con la tecnología disponible en el mercado ésta puede ser onerosa, como era el caso obligado hace algunos años, pero es un dominio que también ha evolucionado . Hoy, la disponibilidad de sofwares libres o la posibilidad de trabajar con dispositivos electro mecánicos o simplemente tomar la opción de trabajar con low-tech, y sumando a diversos espacios de autogestión por grupos de creadores, hacen más accesibles las tecnologías para la creación.

¿Cómo avizora el panorama de los artistas emergentes locales, en la producción de obras de Artes Mediales y el trabajo con Arte y Tecnología?

El panorama para los artistas emergentes en Artes Mediales desde luego que sufren de una situación más general caracterizada por una falta o de instancias que son insuficientes para promover el desarrollo de jóvenes artistas. Pero por otro lado , sumado a ello, hay que considerar que se trata de un arte que no tiene cabida en el mercado, que es la tendencia dominante. Así, estos jóvenes tienen una ventaja, ventaja que muchas veces ni ellos mismos consideran, y se trata que estamos ante un arte que impone un nuevo paradigma en su concepción, producción y circulación. Se trata de un arte que ha sabido indagar otros circuitos como las redes sociales y el diálogo comunitario para compartir experiencias tecnológicas, el concierto DV, el video juego, el mapeo urbano, la performance interactiva. Además, se trata de una generación nativa con las herramientas y la cultura digital. Por lo tanto creo que los jóvenes artistas no deben esperar instalarse en el establishment, sino crear sus propios espacios y circuitos; son más libres que cualquier otro artista que practica otras expresiones.

¿Cómo ha sido la recepción del público en torno a este tipo de propuestas, y cómo cree usted que se podría potenciar el acercamiento del espectador hacia un Arte que trabaja y problematiza con los nuevos medios tecnológicos?

La recepción por parte del público tiene dos aristas. Una, que es muy efectista, que está basada en la atracción, pero una atracción espectacular, es decir, se siente sorprendido ante la complejidad tecnológica que muchas obras presentan-o obras cuya mayor motivación es la exhibición del despliege tecnológico, y que no comprenden; por lo tanto, quedan fuera de la obra misma. La otra tiene que ver con lo más preciado de la aplicación tecnológica digital, y para mi opinión la condición ontológica de este arte, la interactividad, y no solo la reactividad que se agota en si misma. Se trata de ofrecer al lector un sistema de lectura tal que en cierto momento se sienta co autor de la obra, que vea que la obra se despliega con y gracias a su intervención. Por lo tanto, es el artista el responsable del tipo de recepción y compromiso que se logra con el lector.

Creo también que internet ha posibilitado la creación de nuevas formas de actividad artística en base a las redes sociales y las prácticas en streaming, y por lo tanto han ido creando un público bastante transversal.

                                                                                                                         X Bienal de Video y Artes Mediales, MAC Parque Forestal

 

                                                                                                                         X Bienal de Video y Artes Mediales, MAC Parque Forestal

 

 

                                                                                                                        X Bienal de Video y Artes Mediales, MAC Parque Forestal

                                                                                                               Cruces Sonoros, muestra de arte sonoro, MAC Quinta Normal

 

                                                                                                                Cruces Sonoros, muestra de arte sonoro, MAC Quinta Normal

 

                                                                    La coleccionista de luces, muestra del español Francis Naranjo, MAC Parque Forestal

 

                                                                    La coleccionista de luces, muestra del español Francis Naranjo, MAC Parque Forestal

 

                                                                    La coleccionista de luces, muestra del español Francis Naranjo, MAC Parque Forestal

 

                                    Movimientos, Video Instalaciones del artista suizo alemán Louis Von Adelsheim, MAC Quinta Normal

 

 

 

 

                                    Movimientos, Video Instalaciones del artista suizo alemán Louis Von Adelsheim, MAC Quinta Normal

                                    Movimientos, Video Instalaciones del artista suizo alemán Louis Von Adelsheim, MAC Quinta Normal

 

 

 

 

 

 

 

 

 


[1] Links referenciales de las muestras mencionadas:

X Bienal de Video y Artes Mediales:

http://bvam.cl/10/

“La coleccionista de luces” Francis Naranjo:

http://www.mac.uchile.cl/exposiciones/2012/la_coleccionista_de_luces.html

Video Instalaciones “Movimientos”, de Louis Von Adelsheim:

http://www.mac.uchile.cl/exposiciones/2012/louis_von_adelsheim.html

Muestra de arte sonoro “Cruces Sonoros”:

http://www.artes.uchile.cl/noticias/81014/cruces-sonoros-en-mac-quinta-normal

Primer Encuentro de Arte y Tecnología “El Bosque Invisible”:

http://www.abierta.cl/bosqueinvisible2012

 

(*) Todas las fotografías fueron tomadas por Víctor Muñoz Araya, a excepción de la del entrevistado que fue proporcionada por el mismo.

One Response to ENTREVISTA. Néstor Olhagaray

  1. Víctor H. dice:

    Buenísima entrevista Víctor, gran trabajo!

Deja un comentario

Buscador
Síguenos