REPORTAJE. Entrama

por Alicia Ibáñez Flores

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Hace ya algunos años me encontré con un grupo que me llamó la atención por la descripción en cada sitio que me aparecía: “banda chilena de fusión”, pensé que podía ser desde jazz a folclore o quizás qué, y al parecer me quedé corta, pero en aquella ocasión pasé de largo. Luego, ví algunos carteles de presentaciones del grupo pegadas en las paredes del centro de Santiago, y dije, ¿dónde he visto ese nombre? y la duda quedó ahí como tantas otras que quedan en el aire. Sin embargo, un tiempo después un amigo me preguntó “¿Conoces a Entrama? yo creo que te va a gustar”. Ahí recordé todo, y pensé, si ya me sale hasta en la sopa los tengo que escuchar. Mi amigo tenía toda la razón, me gustaron, y desde ese entonces formaron parte de los infaltables de mi reproductor de música y de las búsquedas de tocatas (como la que hubo para la celebración de su cumpleaños en junio del 2009 en Matucana 100).

Recuerdo que lo que me gustaba de su sonido era la unión de instrumentos correspondientes a distintas vertientes, desde lo folclórico de una quena o una tarka a lo académico de una flauta traversa y de un chelo, seguido de una batería, guitarra y de un acordeón, con sonidos cercanos a Congreso, Inti Illimani y Elizabeth Morris, sin ser ninguno de ellos. Era para quedarse “pegado” en el virtuosismo de las melodías interpretadas, de los juegos de ritmos y energías proyectadas.

Por eso, cuando en enero de este año surgió la oportunidad de entrevistarlos no dudé en decir ¡yo voy!, sin saber mucho de antemano qué preguntar, ya que sabía que eran unos maestros, desde mi más subjetiva determinación, pero una pregunta cómo ¿por qué son tan bacanes? no cabría dentro de mi cuestionario, me haría parecer “poco seria”. Por supuesto, luego fueron apareciendo muchas de las preguntas para hacerles, ya que no es un grupo que se caracteriza precisamente por ser parte del mainstream de la música nacional –lamentablemente- y por lo mismo no es tan fácil seguirle los pasos.

Llegado el momento, me reciben en su lugar de ensayo y muy amablemente detienen su rutina para conversar con Sangría. La agrupación empieza a aparecer en pleno y son alrededor de ocho personas a las que estoy entrevistando, empezando con las bromas que van entre un integrante a otro.

Un poco de historia

Los más antiguos en la banda, no por eso los más viejos, nos cuentan de sus inicios en el año 1997. Todo parte con los ensayos en la casa de algunos de sus miembros y del último piso de la FECH, lugar que los cobijó por un tiempo. En aquel entonces, su nombre era “Libélula” y era conformado por nueve músicos provenientes, principalmente, de la Universidad de la Serena, La Escuela Moderna de Música y de la Universidad de Chile. Prontamente se autodenominan “Entrama” y  en 1998 sacan su primer disco que llevaría el mismo nombre de la banda, el que fue producido por el sello Mundovivo.

Posteriormente, se producen algunos cambios en los integrantes del equipo, Juan Antonio “Chicoria” Sánchez y Manuel Meriño, parten a nuevos proyectos. En el año 2001, con financiamiento de FONDART, sacan su segundo álbum “Centro”. Desde ese entonces, se mantiene prácticamente la misma formación que duraría hasta el día de hoy con Pedro Suau, Guillermo Correa, Daniel Delgado, Pedro Melo, Marcelo Arenas, Rodrigo Durán, Carlos Basilio, Sebastián Iglesias y Ítalo Pedrotti (se retira en el 2005). En el 2005, aparece “Simbólica”, su tercer álbum, donde se hacen acompañar por la Orquesta Sinfónica. Ya en el 2006 se van a una gira por Canadá (Montreal, Toronto, Hamilton, entre otros lugares), donde fueron muy bien recibidos.

Se autodefinen como fusión, pero el apellido a esta clasificación no es tan claro, ya que se puede caer en el peligro de encasillarlos. Sí reconocen influencias como las de La nueva canción chilena, el rock, el jazz, la música clásica, la música latinoamericana, Piazzolla, The Beatles, Coltrane, entre tantos otros, aunque recalcan: “el catalogarnos se lo dejamos a los musicólogos” (Marcelo Arenas, baterista).

Lo que se viene

Su vigencia en la escena nacional tiene que ver con las ganas y el compromiso que todos los integrantes depositan en el proyecto; una y otra vez durante la entrevista, escuchamos “hacemos esto porque nos gusta”, lo cual es el motor de su continuidad en estos casi 14 años. Estas ganas, por supuesto conllevan también dificultades y esfuerzos, tal como lo relata uno de sus integrantes: “En general, para un grupo que toca música instrumental no es fácil, siempre hay que estar haciendo esta pega con harto amor, por ejemplo, para organizar un concierto ya es harta pega, postular a un FONDART es cualquier pega, y todavía estamos aquí porque nos gusta harto hacerlo… la cosa aquí es así a poto pela’o” (Daniel Delgado, guitarrista y percusión).

La novedad que nos tienen es que este año 2011 se viene un nuevo disco que debería estar grabándose durante la mitad de mayo con el sello Mundovivo y en junio o julio se tiene planificada una gira a Cuzco, con parte de su nuevo repertorio.

Esto es una buena noticia para los que los escuchamos y también para quienes recién vienen conociendo a la agrupación ya que el disco probablemente traerá nuevas tocatas que, como ya nos tienen acostumbrados, suelen estar acompañadas con grandes invitados como Francesca Ancarola, Manuel García, entre otros.

Esperamos seguir informando de las andanzas de estos grandes músicos. Mientras tanto, los invitamos a conocerlos un poco más en sus sitios webs: http://www.entrama.scd.cl/, http://www.myspace.com/entrama. Los dejamos con una de sus presentaciones:

Fotografías: gentileza de Entrama.

Deja un comentario

Buscador
Síguenos