CREACIONES. Paso de tiza

Artista: Bernardita Bertelsen

¿Cómo vivir juntos?

Es la pregunta alrededor de la cual, seis artistas del Magíster de Artes Visuales de la Universidad de Chile, han desarrollado una obra artística que pretende ser comunitaria y a la vez, individual.

El contexto en que se gestó el encargo de estas obras (el taller) reproduce esta pregunta general, que fue propuesta por Lissette Lagnada para la Bienal de Sao Paulo. La interrogante por las relaciones entre uno y el otro, en un plano práctico y crítico, permite incidir en el arte como lugar capaz de producir interferencias en los individuos y la sociedad. En este sentido, cada una de estas obras desarrolladas bajo esta pregunta, reconocen dos planos fundamentales: el arte y la comunidad, sin que ninguno subordine al otro.

¿Cómo vivir juntos? Es una pregunta que problematiza la vida como una condición dada, como si ésta fuese dada naturalmente. Por esto, también contiene en sí una dimensión ética y moral que tematiza que la vida no es un fenómeno natural sino que un despliegue artificial. Un artificio que determinará la forma y el sentido de nuestra relación con nosotros mismos y con los otros (Arqueros, 2010). En este sentido, es también una pregunta con una dimensión política.

¿Cómo vivir juntos? Es también una pregunta estética, puesto que pliega sobre el arte el perfil que da forma al artificio que llamamos vida (Arqueros, 2010). Sin embargo, la advertencia recae en que este ejercicio no pretende hacer de la vida arte o arte de la vida, sino la posibilidad de producir con los materiales y formas exteriores al campo del arte, algo comprensible en el campo del arte (Arqueros, 2010). En este sentido, estas obras pretenden trabajar con el contexto específico y la relación con el otro.

Cada una de estas obras deben ser pensadas como una comunidad y leerse de manera conjunta. Pero así también, cada uno de los artistas que trabajaron bajo esta pregunta, lo hacen bajo su proyecto individual, por lo que dejan entrever más del autor que de la problemática planteada. Por ello, en esta edición de sangria.cl te presentamos a la primera de las artistas que estaremos mostrando en el contexto de este taller: Bernardita Bertelsen.

Bernardita Bertelsen (24 años), licenciada en artes, mención escultura de la Universidad Finis Terrae, erige sus obras principalmente en la utilización de elementos modulares pequeños. Bernardita selecciona materiales producidos en serie que permiten utilizarlos como módulos, para luego analizar sus particularidades y posibilidades de estructura y orden. Cada uno de estos elementos pequeños le permiten construir estructuras mayores, donde el material pierde la función para el que fue diseñado originalmente. Esencialmente, y en palabras de Bernardita, los módulos, al estar unidos uno al lado de otro, generarán nuevos espacios modulares que modulan el espacio circundante.

El trabajo de Bernardita no debe ser leído como simple acumulación, puesto que el orden estructural deseado es fundamental. La estructura puede llegar a constituirse no sólo de elementos pre-fabricados de la misma especie, sino que se erige como un sub-producto de un producto pre-existente.

Este es “Paso de Tiza”, una instalación donde Bernardita colocó -en una calle paralela a Rancagua que interseca con Av. Vicuña Mackenna, en la ciudad de Santiago- tizas blancas una al lado de otra a lo largo de cada franja de un paso de cebra, trabajando con la línea como argumento central.

Debido al tránsito de peatones y de vehículos, y de la naturaleza frágil del material (la tiza), la línea recta se desarticula y las barras de tizas se van desintegrando, convirtiéndose en polvo, conformando un nuevo material.

Estos son los registros de la instalación, donde se puede observar cómo peatones y vehículos, van reaccionado, construyendo y re-construyendo el espacio y la instalación. Como comenta Bernardita, la gran oportunidad de este proyecto, fue la posibilidad de observar cómo los transeúntes reaccionaban frente a un suceso poco común y, también, observar cómo la instalación se convierte en parte de su contexto, la vía pública. Finalmente, la última reflexión de la artista- que se une íntimamente con la pregunta inicial ¿Cómo vivir juntos?- es la pregunta por ¿Qué efectos produce (en el otro) un trabajo que intenta ser obra de arte?, ¿El espectador la entenderá como tal?:

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

…………………………………………………………………………………………………………………..………………………………………………………………………………….

El registro de la instalación finaliza cuando un encargado municipal de limpieza, barre las tizas (tal como se ve en la última imagen).

Deja un comentario

Buscador
Síguenos