VIDEO. Cyriak

por Diego Ávalos

No importa cuan creativo o arriesgado sea un artista, el crítico siempre va a terminar domándolo. Ha-PISH (sonido de látigo siendo utilizado). Al fin y al cabo ese es nuestro trabajo ¿Para que conformarse con decir “esto tienes que verlo”, cuando uno puedes vomitar, entre tantas otras opciones, frases del tipo:

“La cámara en constante movimiento refleja, con angustiante precisión, el sofocante mundo interno de nuestro protagonista”.

“Los trazos del pintor parecieran cortar el lienzo; generando en el espectador una sensación de incomodidad que nos transporta, inmediatamente, al sufrimiento interno del artista”.

“Todo lo que baja tiene que subir (Paulina Nin en revista COSAS)”.

Nadie sabe muy bien porqué (aunque algunos teorizan que se debe a Chernobyl), pero, en algún momento, el crítico dejó de ser un guía bone fide del público incauto (“Esto anda a verlo, esto otro evítalo”) y se ha convertido, abracadabra, en un fascista del buen gusto. Un ser que le puede dar 9270147 estrellas a cualquier proyección francesa (¡Ah! Otro soundtrack con violines y escenas súper significativas de sexo), mientras que lo mejor que puede decir de una película de acción es: “Buen film para entretenerse”.

La opinión personal ha muerto.

¡Qué viva la opinión personal!.

Pero la guerra aún no ha sido perdida. El arte no se rinde. Desde las profundidades del código binario hace su aparición Cyriak; un talentosísimo artista visual que, armado hasta los dientes con su conocimiento de programación, bombardea la red con belleza & sabiduría sin cuartel. Jugando con las convenciones imperantes del nuevo modelo comunicacional denominado INTERNET, Cyriak genera pastiches visuales con extravagant… espera…no dejes que te lo contemos… mira y saca tus propias conclusiones.

¡Qué la fuerza esté con ustedes!

Deja un comentario

Buscador
Síguenos