COLUMNA.#6 ERROR 403

por Ximena Catalán y Diego Ávalos

MANDÉ UN MAIL QUE NO DEBERÍA HABER ENVIADO

Oye, vil matasanos, ¿pensaste que había muerto? SURPRISE. He regresado. Y no  porque te eche de menos, sino porque algo me aqueja profundamente.

Ayer estaba enviando un e-mail y ¡¡¡adivina qué!!!. Me pasó aquello que nunca debe pasar a un ser que utiliza internet, la pesadilla de todos los que tienen una cuenta de correo, la explosión de la bomba oculta detrás de la ventana “redactar”… ¿ya adivinas? ¿o quieres que te lo deletree?

MANDÉ UN MAIL QUE NO DEBERÍA HABER ENVIADO

Recuerdo con algo de rubor en mis mejillas que una vez me pasó también con la ventana del MSN. Estaba hablando con un amigo y en una jugada maestramente mensa me pasé a la ventana de la persona a la que precisamente estaba descuerando[1]. Y charán. El personaje supo todo lo que se supone que no debería haber sabido nunca y de la manera más imbécil posible. Hubiese preferido algo más al estilo de telenovela venezolana.

Asumo que lo del MSN fue error mío, pero creo que el hecho de que se te pase una dirección de correo mal en la casilla de “para:” es realmente muy probable, sobre todo con estas aplicaciones ultra útiles pero ultra peligrosas que predicen la dirección donde quieres enviar el correo, que predicen casi siempre bien. Casi siempre.

¿Quién no se ha equivocado al ingresar una dirección o ha puesto un “con copia” terriblemente equivocado? El problema es cuando ocurre algo grave, como mandar el complot con lujo de detalles a la víctima,  la estafa al estafado, o la infidelidad al engañado. Creo que las probabilidades son bastante altas, sobre todo tomando en cuenta que basta un par de dedos mal puestos en el teclado para que el correo se envíe antes de tiempo (hagan la prueba en Gmail: en el cuerpo del mail, intenten tabular como en el Word,  con la tecla tab y aprieten enter: ¡¡¡El mail se ha enviado!!!!).

Y lo comprobé yo misma a través de ese correo cuyo contenido prefiero omitir.

Lo peor es cuando recién enviaste el correo y te das cuenta de que se ha ido a la dirección equivocada o que de verdad el contenido no era políticamente correcto. Esto último suele suceder en noches de día viernes, cuando llegas algo alcoholizado a tu casa y te pones a “decir la verdad” por correo electrónico. Leí una vez un filtro para evitar estos incidentes, prohibiendo a tu cuenta que envíe mails a tales horas (las horas del carrete) o bien, te hace una prueba de lucidez antes de enviar el correo.

Podría también estar esa función de la flechita para atrás de deshacer[2]. Hace poco agregué una aplicación de deshacer para mi correo, pero te deja actuar sólo cinco segundos después de haber enviado el correo, cuando aún está en la cola y no se ha enviado, pero obviamente, no alcanzas a reaccionar en 5 segundos (a menos que seas un genio de la destreza mental y digital, como te has calificado tú  mismo, doctorcito).

Tú,  ¿conoces un método más efectivo para evitar este tipo de sandeces?

Espero  que ya hayas configurado tu celular para responder mails, no quiero esperar que vuelvas de tus paseos en elefante y de tus extensas abluciones matutinas para obtener una respuesta.

Best regards,

Usuaria de mierda.

Querida Usuaria  (me guardo el apellido a petición de nuestro departamento legal):

¿Muerta? Debo admitir que lo pensé. Cada vez que el cartero pasaba por el barrio y mi buzón no recibía carta alguna, la ansiedad se apoderaba de mí. Te imaginaba en un barco camino a Hong-Kong, tus órganos internos dispuestos a ser cosechados y vendidos al mejor postor del oriente. O te visualizaba con la cara enterrada en el teclado, la pantalla del computador encendida mostrando algún error irreversible en el disco duro y tu corazón sin ganas de seguir aguantando tanta frustración tecnológica.

Me alegra tanto que hayas vuelto.

Este tipo de actitud no es profesional… lo sé… pero las circunstancias lo ameritan: Hoy me puedes considerar un amateur, no un docto. ¿Qué se le va a hacer? Por más que lo intento no puedo resolver el dilema que me planteas. ¡Ignorante! ¡Mil veces ignorante! Imaginadme con un gorro cónico de altura montañosa irguiéndose sobre mi cabeza.

Burro.

O sea, tengo algo que decir, pero muy brillante no es: Si eres usuaria de Gmail (dulce, dulce Gmail) lo mejor que puedes hacer es instalar el UNDO SEND que mencionabas previamente. (Para acceder a este feature debes clickear SETTINGS en la parte superior derecha de la página de gmail. Luego clickear en LABS. Hay muchos chiches interesantes para instalar aparte del UNDO SEND, como un juego SNAKE igual al del celular Nokia antiguo, la oportunidad de ver videos Youtubes insertados en el chat directamente desde la ventana de la conversación, mejorar la calidad de las video-conversaciones, etc.), pero, como muy bien apuntabas, solamente puedes deshacer el envío durante unos cuantos segundos después de haber hecho click. Por otro lado, si usas Outlook, puedes hacer un RECALL MESSAGE cuando sea, siempre y cuando la otra persona no haya abierto el correo que quieras des-enviar. Pero claro ¿Qué consejo es ese? A mí me gusta Gmail, lo uso y lo voy a seguir usando, así que las palabras “te recomiendo que migres a Outlook” son un tanto hipócritas. No sé muy bien que decir.

¿Jaque-Mate?

¿Touché?

Algo en esas líneas, de seguro. ¿Qué se le va a hacer? El ERROR HUMANO sigue siendo una variable impredecible que puede echar por tierra los mejores diseños de programación… si no me creen pregúntenle a SKYNET.

Home-run amiga mía.

Home-run.


[1] No, no eres tú esta vez y tampoco conoces a “esa persona”.

[2] Sí, también sería idea que esa flechita reversa de deshacer pudiese ocuparse en la vida real, pero pedirlo para un correo electrónico suena algo más factible y menos ambicioso.

One Response to COLUMNA.#6 ERROR 403

  1. VH dice:

    A quién no le ha pasado jaja. Muy buena la columna!

    Saludos,

Deja un comentario

Buscador
Síguenos