CRÍTICA. Lost Girl

por Calbhach

Lost Girl fue estrenada en Septiembre de 2010 y es la serie más vista en Canadá en el rango de 25 a 54 años. Ya renovó para una segunda temporada, a mí me gusta mucho y creo que nunca en la vida llegará a la tele abierta chilena. ¿Les cuento por qué?

Estuve revisando cuál es el género de esta serie y figura como “Supernatural Crime”; pensé inmediatamente en Law & Order: World of Warcraft o CSI: Narnia, lo que me pareció poco claro. Algo me dice que la debo describir como parecida a Supernatural pero nunca he aguantado verla más de cinco minutos así que no sé cómo es Supernatural. Mejor digamos que Lost Girl es como los buenos capítulos de Charmed, esos en que las brujas se dedicaban a buscar al malo en vez de andarse acostando con ellos y llorando porque el tipo que intentó quemarlas vivas, ofrecerlas en sacrificio o llevarlas al infierno también las pateó. La verdad es que la protagonista de acá también se acuesta con la gente, pero esta mina es chora y si le pegan, pega de vuelta. (Aviso: esto es ficción, no lo aplique en su vida. El que le pega a las mujeres lleva un mote que empieza con eme y no es “mago” ni “minotauro”).

A veces lo pienso y parece que la gran característica de la serie es que su protagonista, Bo , se acuesta con la gente. Ella es una súcubo, la versión femenina de un íncubo—no Incubus la banda supermelosa pero suficientemente funky como para pasar piola—o sea un ser sobrenatural antropomorfo que se alimenta de energía sexual. Por ésto, en cada capítulo hay por lo menos una escena que mucho ganaría si fuera narrada con los términos del diario La Cuarta o si la comentara el Rumpy. ¡Fuerte lo tuyo, Bo!

La serie comienza cuando Bo conoce a Kenzi, una carterista y embaucadora que será su compañera de aventuras en el resto de la serie. A ella le cuenta que un día estaba en una camioneta con su novio y con un poco de música, el asiento de atrás, un par de tragos y, ustedes saben, una cosa llevó a la otra y el tipo terminó muerto. No muerto de cansado como corresponde sino que helado, tieso y con el rostro petrificado pero sonriente, eso la llevó a pensar que quizá algo no era normal en ella.

Aparte del poder de drenar la fuerza vital de la gente—hombres, mujeres, seres sobrenaturales que acá son llamados Fae o lo que se le cruce por delante—ella cura sus heridas al drenar esta fuerza, tiene más resistencia que un humano normal y tocando a la gente puede hacer que se sientan atraídos hacia ella y que pierdan el control. Diríamos que sus poderes son modelo 1313.

En el mundo de los fae todos deben elegir uno de dos lados para aliarse, Light o Dark—tranquilo, John Locke—pero Bo, como no conocía que era parte de otra especie no tiene alianza. Ahí aparece en su vida Dyson, un light-fae detective de homicidios que parece que es hijo de Chris Martin con Thom Yorke, en el mundo de los fae de seguro eso puede pasar. El compañero de Dyson es un tritón, pero no se ha visto todavía si tiene los pantalones de Aquaman, por ahora sólo se sabe que sus silbidos son como cantos de sirena. Con estos personajes la serie a ratos parece una cita doble en que siempre hay un enemigo, alguien muere y hay una pelea sobrenatural con ese enemigo.

La serie está centrada en las aventuras episódicas pero logra llevar adelante la búsqueda de Bo por su identidad y su verdadera familia. Los capítulos están bien hechos, los efectos especiales también y todavía no me he topado con una historia aburrida. Me parece interesante el tratamiento que da a la sociedad de faes compuesta por estos dos grandes conglomerados que a momentos se asemejan a una mafia. El principal atractivo de la serie es el carisma de Bo y Kenzi, siendo esta última el relevo cómico y el motor de optimismo en este marco de seres oscuros.

Les recomiendo esta serie. A mí me ha entretenido mucho y, como les dije más arriba, no creo que llegue a televisión abierta porque su marcado contenido erótico bisexual se engarza con una serie de aventuras e investigación criminal muy liviana y apta para todo público. Esa dualidad creo que también contribuye a su éxito, se pasa rápidamente de Kenzi disfrazada de inmigrante tratando de conseguir información a Bo desnudando a alguien para sanar una herida o pelear contra un bicho gigante. Avanza rápidamente y divierte ¿no es lo que todos esperamos de la televisión? Buena semana.

Sitio de la serie: http://lostgirlseries.com
Check-in de Miso: http://gomiso.com/m/lost-girl

3 Responses to CRÍTICA. Lost Girl

  1. eris dice:

    que quieren que les diga Me parece una serie “menor” que me recuerda a Witchblade y escora hacia la patochada Pero bueno, si, si tienes menos de 20 años y te gustan memeces como la de las estomagantes hermanitas hechiceras, te gustara prefiero dedicar mi tiempo a Justified o Breaking Bad Y Calbach, pillas la diferencia entre critica y reseña?

  2. edgardo dice:

    No me gustó, tiene un buen argumento pero la parte dramática dañó todo. Ella pudo tener algo con la Bióloga pero como el concepto de la serie es machista entonces obligatoriamente tenía que terminar con el Hombre Lobo, entonces colocaron a la Bióloga como mala persona y al Hombre Lobo como un salvador. Entonces ahora en la segunda temporada seguro ella usa un tiempo a la doctora pero cuando el lobillo recupere su amor volveran juntos y toda esa basura.

    What a piece of shit.

    Me quedo con Supernatural. Cero drama y más acción.

  3. rteme dice:

    La serie me gusta está bien hecha y tiene una trama entretenida.Para mi no me resulta lesvica ni nada de eso pero me he quedado muy sorprendida con la segunda parte cuando ella desaparece y los demás tienen el accidente,supongo que la serie seguirá
    espero que alguien me conteste.saludos

Deja un comentario

Buscador
Síguenos