CRÍTICA. Sanctuary

por Calbhach

Santuario para todos

Bienvenidos. Como es costumbre les hablaré de una serie, pero hoy será diferente. Será una aventura maravillosa en que me enfrentaré contra el spoiler y les hablaré de temporadas que ya han terminado. Será una mirada hacia el pasado reciente y muy reciente de las series; por eso hemos llamado a este espacio “Retrospectivas”. ¿Les gustó la introducción, el video y la voz en off? ¿Cómo que qué video y cuál voz en off? Los gerentes de investigación, desarrollo y esclavitud de Sangría Labs me dijeron que encadenarían por la eternidad al señor Manguera de 31 minutos para que narrara el video que filmé el fin de semana con mi celular y que saldría mientras ustedes leen este párrafo. ¡Ah no! Era relindo el video, la cámara enfocaba un átomo de hidrógeno que poco a poco iba agregándose a otros, se convertía en dinosaurio, era impactado por un meteorito y se fosilizaba hasta convertirse en petróleo y de ahí en una tele para que ustedes vieran la serie. Bueno, imagínenselo. Uno, dos, tres ¿les gustó?

Volviendo a lo nuestro, les voy a hablar de las temporadas 1 y 2 de Sanctuary, serie de ciencia ficción y fantasía de SyFy. La serie se centra en las actividades de un equipo encargado de ubicar y proteger a criaturas mitológicas, legendarias o con extraños poderes a quienes se refieren como anormales. Este equipo es la instalación canadiense de la red de santuarios fundado por Gregory Magnus a principios del 1900.

La serie parte con la llegada al equipo de Will Zimmerman, psiquiatra forense. El equipo es liderado por la doctora Helen Magnus, altamente inteligente y hábil en combate. También forman parte Henry Foss, técnico y Pie Grande, guardaespaldas y asistente de Magnus. Ustedes saltarán cuando les diga que otros personajes recurrentes en la serie son —salten en 3, 2…— Nikola Tesla, Jack el destripador y Sherlock Holmes. Por favor, vuelvan a sus asientos.

Si a mí me hubieran dicho que en una misma escena tendría a un vampiro, un hombre lobo, a Sherlock Holmes, a alguien con 158 años y que otro comentaría “el tipo que inventó la radio acaba de hacer callar a Jack el destripador” yo ni siquiera hubiera considerado la serie; me hubiera parecido una vil feria. Pero la serie es buena. Elegantemente se las arregla para mostrar cacería de seres extraños y, al mismo tiempo, apelar a figuras legendarias que forman parte de nuestra cultura occidental sin perder la coherencia. Creo que eso es lo más extraño de esta serie, la historia está tan bien resuelta que soporta la diversidad de situaciones en que basan sus capítulos así como sus personajes, también diversos.

Cada temporada podría verse de manera independiente pues hasta el primer episodio de la temporada siguiente se trabaja una gran historia por medio de los episodios. Sin embargo, no pasa acá como en Heroes en que, si bien había algo de continuidad de un volumen a otro, no era el centro de la serie; acá hay continuidad aunque se termine la historia. La primera temporada consiste en 13 episodios en los que se presenta a los personajes estables de toda la serie y lidian con una organización llamada “Cabal” que busca aprovechar los poderes de los anormales para su beneficio. La historia adquiere momentum con el avance de los capítulos y el final de temporada es potente pues resuelve la permanencia de algunos personajes. La segunda temporada parte con la resaca de la anterior, y se moviliza el foco hacia el interior de la red de santuarios y hacia la existencia de los superanormales, criaturas con poderes de escala planetaria. Su final de temporada es intenso, muy intenso, un verdadero acierto en la dirección.

Otro acierto en la serie es el número de episodios y cómo trabajan en ellos. La temporada con más episodios es la tercera, la actual, con veinte. En las anteriores, el número limitado de capítulos hace que no haya desperdicio. El destacado narrador Kurt Vonnegut escribió que al momento de planificar una historia no hay que poner ninguna línea que no avance en el argumento o profundice a los personajes, que entre éstos deben de haber algunos con los que el lector se pueda vincular y, principalmente, que hay que respetar el tiempo de atención que el lector regala al autor; Sanctuary lo cumple a la perfección. Sólo en la tercera temporada hay un par de episodios que parecen no estar muy conectados con la historia de la temporada y probablemente se debe a la novedad del aumento de capítulos.

Mi recomendación es que vean esta interesante serie, realmente no se decepcionarán. Yo la encontré porque ví un día su publicidad y me llamó la atención su premisa de un santuario para aquellos que nos asustan. Verla hizo que cayera rendido. Me sentía como calcetinera cuando vi aparecer a Nikola Tesla en la primera temporada y me reí mucho cuando en la segunda aparecen los vampiros quinceañeros tipo Crepúsculo que, pese a su profunda insulsez, logran dejar su marca. Tiene que haber sido un tongue in cheek. La serie mana elegancia decimonónica para desenvolverse y se plasma en el diseño de los artefactos que son una constante cita al steam punk. Cuando resalto la elegancia en la factura de Sanctuary quisiera que imaginaran que, dada la cantidad de elementos presentes, para mí esta serie se me figura como hacer malabarismo con 10 pelotas, una motosierra, usando guantes y en la cuerda floja mientras se recita a Blake de memoria. A tantos elementos llega que en el final de la primera temporada hablan de que uno de los miembros de the five —no, no les diré lo que es, pero es muy importante— es el hombre invisible. Sí, el de la novela de H. G. Wells.

Creo que sencillamente no puedo terminar con un comentario estrambótico mi crítica a esta serie porque se ganó mi total respeto al hacer lo que ya les he dicho con una pura pantalla verde —¿no les dije? Casi no usan exteriores, sólo postproducción— y aprovechando al máximo sus recursos.

Que tengan una buena semana y, espero, el tiempo para ver Sanctuary.

¡Ah, sí!, dejen su comentario para saber de qué otras series quisieran leer.

Link para miso: http://gomiso.com/m/sanctuary

Sitio de la serie: http://www.sanctuaryforall.com

One Response to CRÍTICA. Sanctuary

  1. eris dice:

    yo la vi primero en webepisodios de corta duracion y asi tenia un pase, Pero una vez pasada a formato televisivo la cosa se quedaba en serie solo apta para alumnos de educacion especial, y la impresion general era lo que vulgarmente se denomina “una puta mierda”

Deja un comentario

Buscador
Síguenos