CRÍTICA. Dislocación

por Francisca Romo

DISLOCACION, es el nombre de un proyecto artístico-conceptual que nace a inicios del año 2008, por invitación de la embajada suiza en Chile con el fin de de estar presente en la conmemoración del Bicentenario de Chile y que luego será retomado por el museo de Bellas artes, Kunstmuseum de Berna, en Suiza el 2011.

La curadora y responsable de dar vida a este proyecto es la artista Ingrid Wildi, la cual invitó a artistas suizos y chilenos (15 en total) a trabajar en proyectos artísticos en torno a la globalización, sus causas y efectos. En particular, en las palabras de la artista, en torno a la pregunta por la trascendencia de los procesos migratorios, de la desterritorialización, las diferencias sociales, políticas y culturales, temáticas en las que Chile está totalmente inmerso. Ingrid Wildi, dice encarnar de alguna manera este diálogo, de madre chilena y padre suizo, ha visto lo que sucede con los procesos migratorios, de periferia, de ilegalidad tanto en Suiza como en Chile. Como muchos ella vive en un lugar, pero viene de otro.

Dislocación, para la artista, refiere a la acción y efecto de separar a un sujeto de su núcleo de articulación: la discontinuidad y el desfase, es el núcleo de este proyecto. Por ello, los artistas invitados presentan proyectos estéticos que están relacionados con las problemáticas de los sujetos de la desarticulación y a los motivos de su desarticulación en Chile.

Dentro de los proyectos que serán exhibidos y/o llevados a cabos está, por ejemplo, “Campos de Luz” del artista chileno Juan Castillo[1], que se estructura a partir del documental del artista realizado a un emigrante donde relata su sentimiento de no pertenencia. Este documental será exhibido en la parte trasera de una camioneta por diversos lugares de Santiago, cuyo registro de esta intervención será la temática central de los programas diarios de la señal 3, canal de la población La Victoria, para así, transmitir todos los días viernes un programa de televisión, donde se generará un debate con artistas y pobladores sobre los temas de dislocación.  Otro ejemplo es el de Sylvie Boisseau y Frank Westermeyer, artistas franco-alemanes radicados en Suiza, quienes filmaron un video en la región de la Araucanía y de Los Lagos , en torno a la investigación del paisaje como un medio que expresa valor y significado: las pinturas románticas del sur de Chile del pintor alemán Carl Alexander Simon significaron la promesa de la tierra prometida para los colonos alemanes del siglo XIX, pinturas sobre territorios que son parte del Walmapu (nación mapuche) en la cosmología mapuche. Los conflictos frente a la imagen europeizada del sur, la identidad y no identidad,  es la obra que presentan estos dos artistas.

Dislocaciones propone reconsiderar la dimensión política del arte, que se ha vaciado de ella, separando sus límites de los del sistema político. Por ello, dislocaciones toma una posición de entender la política como ámbito del arte, en tanto que esta [la política] es un proceso de negociación del espacio común a cargo de sus actores y protagonistas: no se trata de obras de arte como se entienden comúnmente, estáticas, pertenecientes solo a la galería de arte; sino que en movimiento, como parte de un proceso de investigación en el tiempo. Las distintas obras construirán esta exposición, mostrando la investigación detrás de cada trabajo,  situándose en distintos lugares de Santiago, para finalmente trasladarse a Suiza durante el 2011.

Con un estado de alerta privilegiado y consiente de las críticas que podría ser flanco este proyecto, la curadora Ingrid Wildi señala que no se trata de importar obras suizas o chilenas para que sean conocidas acá o en el viejo continente. Tampoco en promover una especie de “turismo” cultural de los procesos migratorios, de desterritorialización, etc. si no que promover una nueva mirada del proceso expositivo: producción, circulación, difusión de una serie de propuesta críticas, con implicancias políticas allí y aquí.

Habrá que ser parte de este proyecto, para enjuiciar si se cae o no en esta mirada paternalista eurocentrista o de “turismo exótico”. Por ello, por este lado, creemos que la invitación está hecha: celebrar el bicentenario para reflexionar en torno al arte, sobre los procesos, causas, efectos de la globalización que muchas veces- selectivamente – olvidamos que somos parte.

El proyecto artístico, se expondrá hasta el 15 de noviembre en 9 lugares diferentes de Santiago, dentro de los lugares estáticos se encuentran el museo Nacional de Bellas Artes, Museo de Arte Contemporáneo, Museo de la Solidaridad Salvador Allende, Museo de la Memoria, Galería Metropolitana, Galería Gabriela Mistral, Cine Arte Alameda y Librería Ulises. Más información en : www.dislocación.cl


[1] Artista que junto junto a la artista visual Lotty Rosenfeld, la escritora Diamela Eltit, el poeta Raúl Zurita y el sociólogo Fernando Balcells  formaron el colectivo artístico CADA (Colectivo de Acciones de Arte) a finales de los 70’s para combatir a la dictadura con acciones del arte.

Deja un comentario

Buscador
Síguenos