COLUMNA.#6 Monopoly

por Diego Ávalos

TODO LO QUE USTED NUNCA QUISO SABER SOBRE TECNOLOGÍA PERO QUE IGUAL LE VAMOS A CONTAR PRESENTA CON ORGULLO:

#6: Monopoly

Teoría

El dinero no puede comprar la felicidad– me dice el brillante libre-pensador vestido con su riguroso uniforme de hippie iluminado (morral de lana blanco/gris incluido) – la felicidad es… imposible de comprar– concluye con su mirada fija en el cielo, posiblemente haciendo alusión a que solamente un ser realmente iluminado y alejado de las fauces del stress era capaz de comprender la inmensa sabiduría contenida en su analogía circular.

¿¡Y quién mierda quiere comprar felicidad?! – respondí con un grito que me gusta denominar “aullido-de-fundamentalista-de-izquierda-hablando-en-contra-del-FMI”, un bramido furioso que no solamente dejaba en claro que la ira me había consumido, sino que planteaba, sin asomo de duda, que mi alianza era con las hordas de Babilonia, una hueste de cínicos, deprimidos y amantes del cine arte noruego, destinada a corromper todo lo que es puro y limpio en este mundo- ¿Honestamente crees que alguien se compra un ipod pensando “esto me va convertir en una persona completa”? Obvio que no. Lo que ese humano quiere es escuchar mp3 y punto.

Bueno, podría ser – me refutó con una mirada generalmente reservada para mendigos hediondos que se te acercan para pedirte dinero, o perros atropellados en medio de la carretera: una mezcla inconfundible de compasión y asco – lo que pasa es que la publicidad crea la asociación entre consumo y felicidad, haciendo que la gente caiga en un espiral de consumismo que…

¡Por favor deja de decir estupideces! – ¡Ah! El descontrol -¿Acaso ese chaleco andrajoso que traes puesto apareció por generación espontánea en tu pieza? ¿O tus zapatillas que, por muy agujereadas que estén, siguen siendo Nike, llegaron volando a tu habitación? ¿O la lechuga que nos estamos comiendo la plantamos nosotros mismos?

No es eso lo que estoy diciendo para nada – intelectualdemierda, intelectualdemierda, intelectualdemierda, intelectualdemierda, intelectualdemierda, intelec…- Yo creo que tiene que existir un punto medio entre el progreso económico y la expansión espiritual de cada uno.

Valientes palabras para un miembro de una sociedad en desarrollo.

¡Oferta! Le cambio a cualquier primer mundista que esté en contra de la globalización mi nacionalidad por la suya. Que se dediquen ellos a respetar mis antepasados indígenas. Yo quiero quemar bencina y vacacionar en los Alpes.

¿Qué es eso que oigo?

¿Qué me encuentran muy superficial? Ja-Ja-Ja. Por lo menos yo sé cómo llenar mi personalidad somera y vacua.

A ver que haces tú con toda tu profundidad.

¿Valium quizás?

Práctica

Tras años de intensa reflexión (gran parte de la cuál fue realizada mientras estaba sentado en el baño) he llegado a la conclusión de que hay tres maneras infalibles para hacerse millonario:

1.- Casarse con alguien cuya cuenta corriente posea más ceros que la libreta de notas del Mamo Contreras, no divorciarse de dicha persona y vivir mas años que él/ella (en lo posible eliminar a toda la posible competencia heredera, aka HIJOS, antes de que tu cónyuge este cuatro metros bajo tierra o hecho polvo dentro de alguna jarrita tétricamente decorativa)

2.- Suicidarse y renacer, gracias a la guía entregada por Libro Tibetano De Los Muertos (algo así como la prueba irrefutable de que los budistas no son ni la mitad de racionales de lo que pretenden), en una familia tipo los Beverly Ricos.

3.- Comprar mucho de algo que ahora valga poco y que, en el futuro, sea más cotizado que las ideas de aquel filósofo francés que, cambiándole los puntos y los acentos a grandes clásicos de la literatura, demostró que uno puede pasar por inteligente sin necesariamente ser un aporte a nada.

¡TA-TAAAAAAAAAN!

Y así, en un dos por tres (respuesta: seis), acabas de recibir la clave para olvidarte de todos tus problemas financieros.

Si aún tus ojos no se abren a la inmensa inmensidad de éxito que mis consejos te han aportado abre bien tus ojos y para las antenas: he aquí, caso a caso, lo que debes hacer para poder llevar estas pequeñas perlas de sabiduría a la práctica (y saber, de manera total, que sintió el príncipe del Rap al llegar a Bel-Air, luego de decirle al taxista que se pusiera desodorante):

1.- Mírate al espejo. Luego compara tu figura con la portada de la revista GQ (si eres hombre) o la portada de Nenas Disfrazadas De Animales Peludos En Peligro De Extinción (si eres mujer). Si te ves mejor aplica este plan. En caso contrario muere un poco por dentro y sigue adelante.

2.- Entrénate en el control de tus sueños. Viaja a la India y pasa un par de años en un retiro silencioso espiritual. Luego lleva a cabo el plan. (Proceder con precaución: La reencarnación puede, o no puede, ser una leyenda).

3.- Descubre el producto del futuro. Hazte millonario comprando la tecnología que, el día de mañana, va a ser tan indispensable como los sistemas de transporte público atiborrado de personas o el plástico.

Y ahí lo tienes.

Ya sé, ya sé… es más fácil decirlo que hacerlo. Sin embargo, hoy estás de suerte ya que no vengo a vender, vengo a regalar. Escucha con atención…

Cierra tus ojos.

Pon tu mente en blanco.

Ábrete a nuevas experiencias.

Deja que el Betamax se diluya en el torrente del olvido.

No te quedes en el pasado nena.

Abraza el futuro.

Contempla…

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….¡

!El QUID! Quasi Universal Intergalactic Denomination. ¡La moneda del espacio! Entre sus numerosas ventajas se encuentra el hecho de que carece de ángulo filosos (¡no mas cortes de papel!), es químicamente inerte (algo que no tengo la más mínima idea qué significa… puro copy/paste nada más de wikipedia) y, lo mas impresionante de todo, puede convertirse en tu ticket hacia el otro lado de la televisión, aquel lugar en donde todos son hermosos y las fiestas duran de sol a sol. Un universo plagado de mansiones y autos ridículamente caros. El mundo en el cuál nadie se preocupa de urdir planes idiotas para hacerse millonario.

Nadie.

Ni siquiera Macaulay Culkin.

One Response to COLUMNA.#6 Monopoly

  1. Gabriela dice:

    Me gusta la opción de controlar mis sueños y viajar por el mundo sin dinero

Deja un comentario

Buscador
Síguenos