COLUMNA.#4 ERROR 403

por Ximena Catalán y Diego Ávalos

COLUMNA ERROR 403

Traiciones de Internet Nº4: Personalidades múltiples

Mi muy querido y eficiente doctor:

Sí, soy yo de nuevo.

Hoy te contaré algo que ha comenzado a angustiarme, algo sobre lo cual dudo que puedas ayudarme con tus majestuosos consejos, aunque de todas formas quiero contarte, quizás como un medio de desahogo. Pero no te preocupes, que tengo bien claro que de psicólogo no tienes nada y que lo que menos te interesa en la vida es entrenar mentes para lograr el éxito y superar la depresión.

El tema es simple: usuarios y contraseñas, users and passwords.

Esto de las ID me está volviendo loca. Francamente me parece obsesivo que en cada sitio que entre me exijan tener una identidad para poder acceder a los contenidos más entretenidos o “mejorcitos” del sitio.

Si enumerara la cantidad de usuarios y passwords que tengo creo que la suma bordearía mi cantidad de años (dejo a tu criterio decidir si eso es poco o harto).

El primer obstáculo es darse la lata de inscribirse en el sitio, con el típico set de preguntas generadoras de perfil publicitario (EDAD, SEXO, PROFESIÓN, HOBBIES, PECADO FAVORITO).

Pero obviamente la tortura no se acaba ahí: recordar el usuario y la contraseña para cada uno de los veintitantos (veintisiempre, ¿OK?) sitios en los que me encuentro registrada, es una proeza que muchas veces me supera. Además, por mi miedo a los roba-claves, nunca aprieto el “ok” en el mensajito de “¿desea recordar su contraseña?”.

De esta forma, es episodio común que el cumpleaños de mi gato, la dirección de mi tía, el teléfono de mi abuelita y  toda mi historia familiar y amorosa[1] ocupe mi mente antes que recuerde el bendito usuario y la bendita contraseña del sitio en el que me quiero loguear (¡qué mal suena ese spanglish!) correctamente. A propósito: no sé si me pase sólo a mi, pero incluso a veces se me olvida el usuario, y hasta ahora no he visto salvavidas como “¿olvidó su USUARIO?” como sí ocurre con los “¿olvidó su contraseña? De más está decir que soy cliente frecuente de las preguntas secretas y todo eso, pero creo que los administradores de los sitios no han caído en cuenta que la multiplicación de identidades en Internet está causando incluso que uno se olvide de quien es.

Ya, lo boté todo, al menos por hoy

Con el corazón gris,

Usuaria desvalida.

Mi muy querida Usuaria desvalida,

Doppelgangër

Cuando no existía el enorme conocimiento que actualmente poseemos sobre moléculas, ADN y romances de farándula, la cultura popular no llamaba a las réplicas exactas de uno mismo un clon, sino que se refería a este calco humano con el término de doppelgangër: una rimbombante palabra que puede ser traducida cómo el “doble que camina”, una versión fotocopiada exacta de ti mismo desde el pelo hasta la punta de las espinillas… por lo menos en el exterior, ya que este Xerox Sapiens era, todas y cada una de las veces que aparece en los relatos, de intenciones tan oscuras como la mente de Stalin.

O el futuro de Venezuela.

Hecho: Cuando tu personalidad se bi-localiza, lo siniestro se vuelve omnipresente.

¡Pero no temáis! Dicen los que saben de claves de seguridad (los cuales, curiosamente, suelen ser hackers con una fijación insana por nadar entre códigos binarios cuya entrada les está vedada) que para frenar este tipo de mezcolanzas informáticas y señales de humo protectoras de datos, que todo usuario de Internet que quiera conservar su cordura en un mundo en donde la información es una avalancha furiosa e imparable, tiene que, simplemente, tener una triple personalidad, a saber, tres pseudónimos con sus tres claves respectivas, y adecuarlas al nivel de seguridad que uno le quiera proporcionar a sus datos:

1.- Básica: El primer nivel de seguridad (también conocido como el nivel en el cuál la seguridad importa menos que la situación política del Congo… pragmáticamente hablando) debería estar reservado para aquellos sitios en los cuáles importa un pepino que alguien te robe las claves; cuentas de youtube, foros de discusión, sitios de juegos on-line. Aquí tu nickname debería ser de la línea Mary32, y tú pass algo extremadamente burdo… como los nombres que le dices a tu novio cuando nadie los está escuchando y en vez de hablar balbucean.

2.- Básica-Pero-Ni-Tanto: Para todos aquellos sitios en los cuáles hay un interés mayor por mantener tu privacidad, pero que, sin embargo, no haya dinero involucrado en ellos, como tus correos electrónicos, o tu cuenta de facebook (incluiría twitter… pero no sé si es sólo idea mía pero ese programa me parece que es sorprendentemente sobrevalorado). Aquí tu nick puede ser el mismo que antes al igual que el pass PERO a tu clave deberías agregarle alguna secuencia numérica, o una palabra clave, que no tenga ninguna relación aparente contigo (nada de fechas de cumpleaños). Así que tu clave pasaría de ser chanchito a ser chanchitojamesbond o chanchito24500-03.

3.- No-Te-Metas-Con-Mis-Datos: Finalmente debes tener una personalidad para todas tus cuentas bancarias de las islas caimán. Aquí tu nickname debería ser tu nombre completo (una cosa de seriedad) mientras que la clave DEBE ser fruto del puro azar: a65adsvda8, o auhd722asijdas83. Claramente no puedes anotarla en ningún lado, pero piensa que si eres capaz de memorizarte el himno nacional, eres capaz de memorizar secuencias sonoras para los cuales no existe ninguna interpretación racional posible.

Quizás hayas observado que esta solución no propone como puedes resolver la ya gran cantidad de identidades acumuladas a lo largo de tanto tiempo… es verdad, pero como cualquier tríada que se precie de tal, el poder de esta organización no radica en su utilidad, sino más bien en su simpleza cabalística.

Cómo si supiera lo que eso significa.


[1] Son solo ejemplos referenciales, no intenten ingresar a mis cuentas.

One Response to COLUMNA.#4 ERROR 403

  1. MARTIR1 dice:

    Muy bueno eso lo de las Personalidades Múltiples….. Es verdad lo que dices porque con tantos nombres y claves, ahora, ya ni sabes ni quien eres, además para asegurarte, tienes que usar una ·libretita· para anotar como te llamas y qué clave tienes, cuando se supone que este Sistema era para simplificar las cosas y no andar cargando tantos libros, ahora llevamos el notebook en nuestro bolso, pero, pesa más que mil toneladas, “SICOLOGICAS”…..!!!!

Deja un comentario

Buscador
Síguenos