COLUMNA.#2 ERROR 403

por Ximena Catalán y Diego Ávalos

COLUMNA ERROR 403

Traiciones de internet Nº2: aquellas cosas que antes eran gratis y que ahora, simplemente, no lo son

De: Usuaria Desvalida

Asunto: last.fm

Mi muy querido 01100100 01101111 01100011 01110100 01101111 01110010 00100000 01100011 01101111 01110010 01100001 01111010 01101111 01101110:

Remito a usted la siguiente traición, ojalá pueda ayudarme.

Cuando descubrí last.fm, la radio gratuita online, me sentí una persona bacán y afortunada de poder escuchar interminablemente música en línea, gratis y personalizada según el estilo (tag) o grupo musical que quisiera. La radio de indie rock, EBM o viking metal (en gustos no hay nada escrito) sonaba en mi computador por horas, yo descubría nuevos grupos extravagantes y mi perfil se hacía cada vez menos mainstream, según las muchas aplicaciones de last.fm para medir tu sensibilidad musical. Y lo mejor de todo, no había que desembolsar un peso.

Pero como esta carta no se trata de cosas positivas sino de lamentos, iré al grano.

Un día last.fm me traicionó.

Creo haber visto algún aviso que advertía la catástrofe, pero de seguro no lo tomé en cuenta o pensé que podría burlarlo de algún modo (no sé por qué tengo esa estúpida creencia que puedo solucionarlo todo). De un día para otro ya no había vuelta atrás, la radio, interminable compañera de veladas, sólo estaba disponible para subscriptores.

Last.fm en enero de 2010.

Junto con su gratuidad, last.fm perdió mucho de su interés para mí. De lo único que me sirve ahora es para generar un perfil musical a través de su famoso scrobbling (que registra la música que tienes en tu computador y que vas escuchando en tu reproductor) y mostrarle mis gustos al resto del mundo. Cero utilidad excepto si quieres que todos sepan que escuchas especialmente “indie rock”, pero también harto “alternative” y que sin duda tu grupo favorito es “radiohead”… pero ¡a quien podría importarle más que a mí!

Que la radio de last.fm haya dejado de ser gratuita es algo que va mucho más allá de tener que pagar o no, amadísimo doctor. El tema de fondo tiene que ver con cómo la red crea productos maravillosos, que ofrece en un principio sin ningún requisito y que uno, ingenuo, acepta gustoso. Productos con los que con el tiempo vas creando un lazo familiar, incluso cierto grado de adicción, sin pensar en un comienzo que eso que se ofrecía de manera abierta e ilimitada tenía un tiempo de duración y que sobre tu familiarización se crearían las más sucias estrategias comerciales. ¿No crees que esto es similar, aunque en otra escala obviamente, a aquellos personajes que ofrecen droga a jóvenes ingenuos para volverlos adictos y luego manipularlos a destajo? Tienes tres caminos: no volverte nunca adicto, dejar de ser adicto cuando comience el sucio negocio o, el que ellos quieren que tomes: caer en las redes de tu verdugo, dejarte llevar por el síndrome de deprivación y comenzar a pagar. En medio de esa manipulación, al final la decisión la tomas tú.  Para mí, la pérdida de last.fm fue algo lamentable, pero no sucumbí a sus estratagemas para que me convirtiera en subscriptora: FREE USER FOREVER.

En medio de esa convicción de no pagar (más por rebeldía que por avaricia) es que ruego al demonio de turno que encuentres algo que valga la pena sobre radios gratuitas online en el bendito manual de defensa personal del usuario de Internet y me lo hagas saber en la próxima misiva.

Agradecida de por vida y siempre tuya,

Usuaria desvalida.


De: 01100100 01101111 01100011 01110100 01101111 01110010 00100000 01100011 01101111 01110010 01100001 01111010 01101111 01101110

Asunto: Si crees que contratar profesionales es caro, trata de contratar amateurs

Dolchstosslegende.

Esa es la palabra con la cual los alemanes de extrema derecha responsabilizaban, a comienzos del siglo XX, a los socialistas, bolcheviques, judíos y un largo etcétera, de la derrota sufrida en la Primera Guerra Mundial. Se puede traducir como “Leyenda De La Daga Enterrada En La Espalda” y hace alusión a la negación de estos grupos a responder la “llamada de la patria”, a saber, agarrar una metralleta y agujerear a cualquier idiota que se le haya ocurrido nacer fuera de los límites de Germania. Este nombre tan peculiar proviene a su vez del famoso poema épico “La Canción de los Nibelungos”, en el cuál Sigrfrido, el héroe, es apuñalado en la espalda por Hagen Von Torje.

¿Qué tiene todo esto que ver conmigo?

Fácil. Ante cualquier traición lo primero que tienes que saber es que no estás sol@.

Y que siempre hay alguien a quien le puedes echar la culpa de tu desdicha.

Esta lección es sumamente importante, ya que el ser que se siente despechado no puede simplemente conformarse con “otra cosa” u “olvidar toda la situación y avanzar hacia nuevos rumbos”. El odio da una determinación inquebrantable y es un deber humano aferrarse a él. El odio es bueno. Muy, muy, muy bueno. Last.fm te ha escupido en la cara y ha llegado la hora de que todos los usuarios que se han visto pasados a llevar por su avaricia le vayan a dejar la cabeza degollada de un purasangre a su cama.

Para jodernos al sistema, comencemos a leer la letra chica:

¡BINGO!

La única pregunta ahora que importa es: ¿Cómo diablos le hago creer a last.fm que vivo en El Reino Unido, USA o Alemania?

La respuesta tiene dos letras: IP.

La dirección IP es, en el mundo de las metáforas simplificadas-hasta-tal-punto-que-ya-no-dan-cuenta-de-la-realidad, el número que le indica a Internet donde estamos. Nuestro propio carnet virtual.

Gracias al IP, por ejemplo, aquellos sitios web que permiten solamente un voto por persona no te dejan votar más de una vez. O te obligan a pagar por servicios que países con un ingreso per cápita inmoralmente alto, tienen gratis. Así que lo que necesitas es conseguirte un IP de uno de aquellos países y ROCK ON!

Para esta tarea recomiendo: HOTSPOT SHIELD (http://hotspot-shield.softonic.com/), un software gratuito diseñado para poder disfrutar desde nuestros escritorios bananeros, los milagros auditivos de la modernidad. Hace años que el pueblo sabe por Twitter, y no por las mariposas amarillas, que Mauricio Babilonia está por llegar.

12 Responses to COLUMNA.#2 ERROR 403

  1. Katrala dice:

    era excelente last, aunque como todo lo bueno o entretenido de internet lo descubri tarde.

    saludos xim.

    Pd: esta muy interesante sangria.

  2. alejandra_e dice:

    hay otra aplicacion, voxound.com, que supuestamente haría lo mismos que la radio de last…. no la he probado, hay que investigar…

Deja un comentario

Buscador
Síguenos