COLUMNA.#5 ¿Qué dijiste?

por Diego Ávalos

TODO LO QUE USTED NUNCA QUISO SABER SOBRE TECNOLOGÍA PERO QUE IGUAL LE VAMOS A CONTAR PRESENTA CON ORGULLO:

#5: ¿Qué dijiste?

Teoría

¿Oye Tomás, te puedo decir algo? Te encuentro súper lindo.

Ayer la Maca me dijo que estaba loca por mí… babea de tanto amor que me tiene.

No te vas a creer lo que pasó entre el Tomás y la Maca: agarraron pesado el fin de semana pasado, luego que esta loca se arrastrara miserablemente ante el zorro del Tomás.

Si esa mina es súper puta. No te digo que el sábado se emborrachó, se le tiró encima al pobre gil y sexo ahí mismo, en medio de la pista de baile.

Te digo que la loca está diferente. Debe ser la guagua que le hizo el Tomás.

¿La Maca? Esa anda medio distraída por el aborto que se hizo. Agarró la aspiradora de su casa y ZAZ, caso resuelto. Me gustaría ser el ginecólogo de esa socia… con lo jodida que quedó va a ganarse unos buenos milloncitos ese hombre.

Si po, si en medio del proceso le vino el terremoto. Se llegó a succionar los tímpanos. Todo mal.

¡Ah! Los rumores. Aquellos adorables pedazos de información dispersa que sirven para confirmar la vieja teoría que plantea que tu dignidad y tu persona son, al fin y al cabo, dos cosas completamente diferentes. No cuesta mucho trabajo imaginar a una joven María, con unas cuantas semanas de retraso menstrual, urdiendo en el mercado un plan con el cual engatusar al pobre José.

Un ángel me dijo… El Mesías de la humanidad… tele-embarazo… o algo así.

Práctica

Si alguna vez escuchaste historias sobre ti que no tenías idea que te habían sucedido, hay tres posibilidades: es hora de meterte a un asilo, es hora de dejar las drogas duras o es hora de preguntarte ¡¿QUE?! ¿Cómo puede haberse distorsionado tanto la verdad?

Una de las respuestas posibles es: YO, quien, vestido de riguroso escolar, consideraba un deporte calumniar a todos cuantos me rodeaban.

A mi favor puedo argumentar que estas maquinaciones nunca eran creíbles, ya que todas ellas bordeaban en lo demencial (se me viene a la mente aquella vez que postulé que uno de mis amigos estaba ad-portas de convertirse en el paciente zero de alguna enorme pandemia ya que tenía la sangre de colores extraños… una tesis que obtuve luego que él confesara que era de sangre azul, un fan del equipo de la Universidad de Chile, probablemente en los tiempos de Marcelo Salas).

En mi contra tengo que admitir que era un pequeño mentiroso de mierda.

O tan sólo un pequeño mentiroso.

Nop. De mierda.

Me lo merezco.

Sin embargo hay otra posibilidad para justificar la falta de veracidad de los rumores: La distorsión sónica, en la cual, al igual que aquel bizarro juego infantil “el teléfono”, la información que entra al sistema (“Voy a estudiar psicología porque me ENCANTA escuchar a los demás”) es diametralmente diferente a la que sale (“Tómate dos pastillas antes de dormir y deja de hueviarme”).

Esta opción es tan plausible que incluso se ha convertido en el método estándar para comprobar la eficiencia de los traductores de idiomas computacionales, y, a la vez, en un entretenido juego que puede convertir cualquier mala volada en un kilo de entretención…

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

La mecánica es ridículamente simple (más fácil incluso que Susana, quien la otra noche se metió con Alfonso y Rodrigo al mismo tiempo). Simplemente introduces una frase en un idioma que conozcas, lo traduces a otro, y luego esa frase que obtuviste la traduces de vuelta al idioma original.

EJEMPLO DIDÁCTICO, COMO ESOS QUE TE ENSEÑAN EN EL COLEGIO, Y TODOS SABEMOS QUE LO QUE SE APRENDE EN EL COLEGIO NO SE OLVIDA NUNCA, YA QUE NO HAY DÍA EN EL CUAL UNO NO SAQUE ALGO DE ESA INAGOTABLE FUENTE DE SABIDURÍA QUE ES LA ENSEÑANZA BÁSICA Y MEDIA, O SEA, SI NO FUERA POR LOS ARTÍCULOS INDEFINIDOS YO AHORA SERÍA UN DROGADICTO JALA-COCAÍNA, COME-CEMENTO, VEEDOR-DE-AMERICAN-PIE-5.

Babel Fish Translator.

Enter.

“Más sabe el diablo por viejo que por diablo”.

Traducir del español al inglés.

“But the devil by old knows that by devil”.

Traducir del inglés al español.

“Pero el diablo por viejo sabe eso del diablo”.

Ok.

Ese fue un ejemplo.

Pero con esfuerzo y dedicación obtienes resultados más surrealistas.

Y entenderás porqué a veces la gente te mira tan feo.

Hay cosas sobre ti mismo que los demás saben mejor que tú.

Desgraciado.

Deja un comentario

Buscador
Síguenos