COLUMNA. #3 Drogas Sónicas

por Diego Ávalos

TODO LO QUE USTED NUNCA QUISO SABER SOBRE TECNOLOGÍA PERO QUE IGUAL LE VAMOS A CONTAR PRESENTA CON ORGULLO:

#3: Drogas Sónicas

Teorías

Ya sea por culpa del mounstro que vive debajo de mi cama, el calentamiento global o la posibilidad que la reencarnación sea solamente un mito urbano y esté gastando el poco tiempo que se me ha dado en hacer comentarios del tipo “la fenomenología existencialista supera el postulado trascendental del conocimiento ontológico y su mentada configuración penZzzzzzzzzzzzz…” siempre he vivido con miedo, preocupándome inútilmente por algún problema cuya magnitud es tan enorme que me da flojera hacer algo concreto para solucionarlo. A menos, claro, que uno considere quejarse y colocar efusivas chapitas en la mochila como “proactividad resolutiva”.

Dicen los que saben de chistes reciclados que un optimista no es más que un pesimista mal informado, pero yo no podría estar más en desacuerdo. Desde mi punto de vista un optimista es, simplemente, un ser humano sin mecanismo alguno de defensa en contra de si mismo. Piénsalo durante un segundo ¿Quién diablos tiene el tiempo para preocuparse por su carencia de abdominales o su ausencia de bíceps cuando hay tanta gente muriéndose de hambre en África? Visto de esa manera mis 50 kilos de peso no me convierten en un potencial etíope digno de la portada de un folleto para Médicos Sin Fronteras, sino que, por el contrario, me transforman en un activista simbólico peso pluma lleno de altruismo y compasión en plena huelga de hambre, que se niega a caer en las garras del materialismo descarnado hasta que todo el mundo sea capaz de comprar metralletas en cómodas cuotas sin intereses. ¿Débil yo? Por favor, la palabra que estás buscando es comprometido, empático, iluminado. Que se callen los líderes espirituales del mundo, la realidad es lo que inmoviliza a las personas, el miedo, por su parte, da alas.

Ansiedades metafísicas = Carencia de autocrítica. Así de simple. El único problema con esta ecuación, por lo menos para mí, radica en el hecho de que, en el fondo, en verdad no me importan mucho las cosas… bueno, no en el fondo, en la superficie… y bueno, no es que las cosas no me importen mucho, por lo general no me importan nada: Todo el terror que me produjo la guerra de Irak y los poderes fácticos que dominan al mundo me duró aproximadamente unos cuatro días. Los escalofríos que me vinieron al conocer los índices de deforestación ya habían desaparecido para el desayuno de la mañana siguiente. Cuando escuché hacía donde iban mis fondos de pensiones se me puso la carne de gallina y más nada. Es evidente que mi cuerpo, luego de sostenidos abusos sistemáticos a mi amígdala, ha generado una tolerancia al pánico. Pero no te confundas, esto suena mucho más positivo de lo que realmente es: Tras años de carecer las habilidades necesarias para realizar introspecciones, no me queda otra opción que seguir eludiendo mis problemas, así que he tornado toda mi aprehensión hacia situaciones mucho más… paranoicas, como los Iluminati o la posibilidad de una invasión de zombies radioactivos con olor a sopaipilla. Pero últimamente he concentrado toda mi capacidad de pánico en los llamados efectos colaterales.

No sé si has leído aquellos folletos que vienen adentro de las cajas de remedio, pero si no lo has hecho te lo recomiendo fervientemente. Son una varita mágica que transforma tus suaves analgésicos en  pequeños ninjas intestinales con órdenes de destrozarte por dentro y hacerte sufrir en el proceso. Vómitos, mareos, impotencia, infertilidad, cambios repentinos de sexo, decapitación, gordura, desnutrición, deseos de apoyar a Bush, malformaciones, diarrea, James Blunt. ¡WOW! ¿Esta lista de cosas en verdad le sucedieron a los pequeños ratones blancos de algún laboratorio o simplemente ponen estas cosas “por si las moscas (incuban sus huevos en tu hígado gracias a tu milagroso antiespasmódico)”? Me da exactamente lo mismo, lo único que me importa es que por fin encontré el Santo Grial del escapismo: si tengo la misma actitud que las personas que escriben este folleto con todas las cosas, de seguro siempre voy a tener algo que temer.

EL MATRIMONIO PUEDE CAUSARLE SIDA, GONORREA Y COMBUSTIÓN ESPONTÁNEA.

LEER LIBROS PUEDE DESGARRAR SU CÓRNEA.

BAILAR PUEDE FRACTURAR SU CADERA, MACHACAR SU TALÓN Y EXPONERLO AL RIDÍCULO.

FUMAR MARIHUANA ES EL PRIMER PASO ANTES DE INYECTARSE CEMENTO, INHALAR VENENO PARA RATONES, BEBER AGUA DEL MAPOCHO Y ESTUDIAR LA CARRERA DE FILOSOFÍA.

LAS DROGAS CRUCIFICARON A JESÚS.

LAS ADICCIONES DESTRUIRÁN A TU HIJO, TU AUTO, TU MEJOR AMIGO, TU PAÍS Y TU PERRO. Y NO NECESARIAMENTE EN ESE ORDEN.

Práctica

Cualquier persona que haya caído en las garras infernales de la adicción (el pobre joven que vendió a su novia para poder inyectarse heroína debajo de un puente, la despistada niña que no entendía lo que decía el profesor y se vio obligada a consumir un Ritalín al día, el caballero con el estómago alá globo terráqueo que es incapaz de detener el engullimiento de aquellas deliciosas hallullas con queso al desayuno) sabe que el verdadero problema no es el vicio en sí mismo, sino que la imposibilidad de auto-suministrárselo, ya sea porque uno carece de los recursos necesarios (“¿Eso de vender sangre y semen es una posibilidad real o solamente un recurso fílmico”?) o por el sumamente irónico  hecho de que uno posee el poder adquisitivo pero no conoces a nadie dispuesto a realizar la transacción (“Yo no diría que esto es decadente; el hecho de que esté tumbado sobre la alfombra aspirando todo lo que encuentre es más bien un acto de reciclaje. Además con la cantidad de pelusas que he jalado no necesito aspirar, por lo que voy a ahorrarle unos 0.0000000003 litros a la empresa hidroeléctrica. Win-Win”).

¿Existirá algún vicio que sea extremadamente económico, potencialmente ilimitado y tan saludable que hasta los Testigos de Jehová estuviera de acuerdo con su uso? ¿Habrá sobre la faz de la tierra un alucinógeno cuyo único efecto colateral sea el nirvana? ¿Qué harías si te digo que sí? ¿Me responderías que eso es algo que suena demasiado bueno para ser verdad? Porque si lo haces tendrías toda la razón del mundo.

(Redoble de tambores)

Conozcan a

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

.El programa computacional más importante de la historia luego del buscaminas. Lo único que necesitas para hacerlo funcionar son un par de audífonos y mil avemarías. Para bajarlo solamente tienes que ir a su sitio web (www.i-doser.com) y pagar unos cuantos dólares, o puedes descargarlo gratuitamente desde tu programa P2P favorito (ADVERTENCIA: ¡LA PIRATERÍA ES UN DELITO!.. uno que siempre queda impune pero delito al fin y al cabo). Lo que obtienes a cambio de tu dinero (o tu click) son líneas de audio diseñadas para generarte efectos psicotrópicos tales como “risas incontroladas”, “peyote digital” o “la realidad según los psicoanalistas”. Su funcionamiento está explicado científicamente con abismante detalle… pero eso no impide que yo esté al frente de mi computador redactando esto sumamente sobrio.

Aunque, para ser justos, tengo que admitir que hay cientos de comentarios en la web que avalan sus supuestos beneficios, están ahí entre la gente que detalla sus abducciones y las personas que juran haber visto el rostro de Jesús en su tostada.

Como sea, intentar nunca le ha hecho mal a nadie.

¿O sí?

4 Responses to COLUMNA. #3 Drogas Sónicas

  1. maite dice:

    mmmm.es un buen articulo, para seguir leyendo.

  2. La GuaGuaaaaaaaaaaaa!!!!!! dice:

    Por favor…..

  3. Lu dice:

    Increíble!!!!…. lo bajaré y por fin serè el alma de las fiestas nerd a las que voy.

  4. Diego dice:

    En primer lugar gracias por las felicitaciones.

    En segundo lugar, quiero decirle a mr. la guagua que puede rogarme todo lo que quiera, pero eso no me hará cambiar mi opinión. ME ENGAÑASTE CON MI MEJOR AMIGO!!! Así que porfavor nada…

    Y con respecto a las fiestas nerds: http://www.zefrank.com/invite/swfs/index2.html

Deja un comentario

Buscador
Síguenos