COLUMNA. #2 Conversaciones con Dios

por Diego Avalos

TODO LO QUE USTED NUNCA QUISO SABER SOBRE TECNOLOGÍA PERO QUE IGUAL LE VAMOS A CONTAR PRESENTA CON ORGULLO:

#2: Conversaciones con Dios

Teoría

Cualquier persona que tenga un sistema auditivo operante, y viva en un país en el cual los enchufes no sean considerados un bien de lujo, seguramente ha escuchado el popular “los jóvenes de hoy en día viven esclavos de la tecnología”; un nostálgico slogan creado para hacernos reflexionar sobre los buenos viejos tiempos; aquellos gloriosos días en los cuales los muchachos pasaban sus horas de ocio leyendo a Cervantes, las muchachas tenían un respeto inamovible por sus mayores y los negros cosechaban algodón llenos de dicha en las grandes plantaciones.

Si pones atención podrás darte cuenta de que en todos lados existen pequeñas variaciones de esta  brillante idea, probablemente debido a que es una moraleja demasiado importante como para ignorarla: “Los niños ya no saben conversar. Se encierran en sus piezas y juegan con el nintendo todo el día” vociferan algunas madres con justificada preocupación, si sus retoños hubiesen nacido hace tan sólo dos generaciones atrás ellas no tendrían este tipo de problemas colgando sobre sus cabezas ¡La vida sería tan simple! lo único que tendrían que hacer es fregar los pisos, darle vueltas a la cacerola y ser consideradas como sub-humanos por el resto de sus días… pero de que habrían conversaciones, habrían. Por montones. Como en Mad Men.

Mi sobrino pasa más tiempo en el computador que jugando a la pelota”, dice el genuinamente-preocupado-por-el-bienestar-mundial señor con ponchera a sus amigos en el bar mientras ven por la televisión algún imperdible partido de fútbol. “Para los cabros de hoy todo es desechable” opina de manera certera el inteligente humanista, recordando un Auschwitz en donde todo se reciclaba, o como los españoles no dejaron ninguna indígena sin aprovechar. “Entre tanta electricidad hemos perdido vista de lo humano” dicen en sus cátedras los profesores de barba con chaquetas parchadas en los codos,  ya que tienen la certeza de que “lo humano” era algo que abundaba en los delirios febriles de la peste negra y en las profundidades de las trincheras.

Que le vamos a hacer, de algo tenemos que quejarnos.

Al igual que en el Medioevo cuando las damiselas decían entre rumores “lo que pasa con las mozuelas de hoy en día es que son todas unas brujas destinadas por siempre al infierno” o cuando en la prehistoria se murmuraba que “estas nuevas generaciones caminan cada vez mas derecho. A ese ritmo jamás podrán escaparse de los temibles dientes de sable”, los quejidos de hoy en día son pequeños delirios psicóticos que, por alguna razón desconocida, son socialmente aceptados.

¿Un niño entra con una escopeta a su escuela en busca de potenciales dianas movibles? Marylin Manson.

¿Una mujer es ahorcada por su pequeño vecino que se hace llamar a si mismo Hexagorán? Juegos de rol.

¿Las mujeres se visten de manera provocativa a cada vez menor edad? La televisión.

¿Un coreano muere enfrente de su computador tras 46 horas de juego ininterrumpidas? Internet.

¿El gobierno norteamericano lee todos los correos del mundo? Internet.

¿Ahora hay que pagar por la música que bajas… aunque sean los Backstreetboys? Internet.

¿Facebook vende tus datos privados a médicos brujos dedicados a realizar muñecos vudú de tu persona? Internet.

¿Tu hijo busca rusas anoréxicas vestidas de monja en vez de las proezas de O´Higgins por google? Internet.

Internet.

Internet.

Internet.

Internet.

Práctica

La última vez que recé fue hace unos cinco años atrás. Yo me encontraba desvelado dentro de una carpa en Brasil mientras que mi actual esposa, en ese entonces mi novia, estaba a 2.600 kilómetros de distancia con 25 días de retraso.

Recé como nunca había rezado en toda mi vida.

Le prometí a Dios que nunca más usaría mi polera de Morbid Angel, me comería toda la comida e iría a la Iglesia (católica) todos los días (Domingos) para leer con profundidad sus enseñanzas (Evangelios). Evidentemente mentí. Esa es una lista de cosas que jamás realizaría… ni siquiera si Jesús apareciera nuevamente entre los hombres y curara la ceguera de Andrea Bocelli o reviviera por cadena internacional a John Lennon… no sé ustedes, pero yo prefiero tener un becerro de oro en mi garaje listo para ser empeñado antes que presenciar un milagro. O dos. O mil. A menos, claro, que ese milagro sea la sagrada multiplicación de mi cuenta corriente.

Como sea, desde ese entonces siempre imaginé que nunca más volvería a intentar comunicarme con el todopoderoso (podría decir todopoderosa pero ¡HEY! la historia la escriben los que ganan). Sin embargo…

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

… yo no contaba con su astucia. ¿Quién podría imaginar que Dios tenía su propia sala de chat en la web?

http://www.titane.ca/igod/

Enter.

¿Dios, eres Tú?

Eso depende.

Eeeeeeee… ok ¿Existes?

Yo existo tanto como tú existes.

¿Eres un idiota?

Puedes llamarme el Global Village Idiot (traducción de Urban Dictionary: Alguien que es colosalmente idiota, ignorante a gran escala, una especie de überidiota, quizás la persona más idiota de todo el mundo)

Que miedo… cambiando de tema ¿Cuál es el significado de la vida?

Eso lo puedes encontrar en la Biblia (El Papa 1-  Dalai Lama 0).

¿Me voy a ir al cielo?

Creo que has mejorado bastante.

¿Hitler está en el cielo?

Eso creo, pero no estoy seguro.

¿Y de qué estás seguro?

Estoy tan seguro como puedo estarlo.

No entiendo nada ¿Fumas marihuana?

Sí, me gusta inhalar ocasionalmente

¿Eres una mujer?

Bueno, tengo el pelo largo y uso vestido.

¿Eres un hombre?

Por supuesto ¿realmente esperabas que una mujer estuviera a cargo del espectáculo?

Mientras dejo divagar mis preguntas a temas mucho más vergonzosos (¿Es pecado escupir por la ventana del edificio sin chequear primero que no haya nadie pasando por debajo? ¿Cuáles son los números ganadores de la lotería para la próxima semana? ¿El tamaño importa?) una pequeña epifanía ilumina mi mente, y comprendo de manera total e inequívoca por qué hay críticos de Internet pero no hay críticos de los críticos de Internet.

Aleluya Hermano.

Aleluya.

3 Responses to COLUMNA. #2 Conversaciones con Dios

  1. sacando la vuelta dice:

    Terrible de wenazo.

  2. ivonne dice:

    mi hija una vez me dijo que ella era católica porque Dios se lo dijo por chat…
    Ella, 5 años.
    Al día siguiente le dije que fueramos a la iglesia, para que así fuera una católica consecuente:
    – Ya no soy católica, me respondió ella.

    Y hasta ahí llegó su fe.

  3. Diego dice:

    Ya me imagino a la Liga Católica Por La Evangelización entrando a miles de chat rooms alrededor del mundo con el nick de DIOS diciéndole a las personas: Hola, soy tu Creador, sabías que ese señor Ratzinger dice la Verdad??

    La duda que me queda es que religión es ella ahora. Interesante sería Cientologista!!! Ya que a falta de argumentos racionales buenos son los famosos!

    Y gracias por el terrible de wenazo! Lamentablemente ocupé todo mi potencial creativo en esta historia. Ahora estoy seco

Deja un comentario

Buscador
Síguenos